Mató y descuartizó al marido: la absolvieron

27 de abril de 2017

Karina Signoretta le dio tres tiros a Rubén Cuello y confesó que lo había tirado en el lago San Roque. Los restos no aparecieron y luego se supo que estaba embarazada, pero no quiso decir de quién.

Una mujer mató, descuartizó y tiró al lago los restos de su marido hace seis años y ahora fue absuelta por la Justicia. Fue en la localidad cordobesa de Bialet Massé.

Karina Lidia Signoretta se presentó ante la policía y confesó que mató a Rubén "Ruly" Cuello, con quien tenía un hijo en común. La pareja convivía en una zona rural, adonde se dedicaba a la venta de animales de granja.

Embed

En agosto de 2011, seis meses después de la desaparición de Cuello, Signoretta se presentó en la comisaría de Cosquín y dijo que el 12 de marzo le había disparado al hombre tres veces en la cabeza con una carabina calibre 22 cuando estaba recostado en su cama.

"Vine acá para contar que yo lo maté. Que él quiso dispararme pero me defendí", le dijo ella al entonces jefe de esa Departamental, Victorio Colino.

"Ella nunca quiso decir quién era el padre del bebé que esperaba"

De acuerdo a su versión, luego lo descuartizó con una sierra, colocó los restos en bolsas de consorcio, los cargó en una camioneta y los arrojó en el lago San Roque, a la altura del puente "Las Mojarras". Argumentó que Cuello era alcohólico y la maltrataba.

Pero el cuerpo nunca fue encontrado y la mujer fue llevada a juicio, que comenzó hace seis meses y finalizó en las últimas horas.

Durante el juicio, la imputada solo dijo dos palabras: "Pido perdón"

Signoretta fue imputada por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" y alojada en la cárcel de Bouwer. Días después, desde el penal informaron a la Justicia que la mujer estaba embarazada.

"Ella nunca quiso decir quién era el padre del bebé que esperaba, lo que abrió la hipótesis fiscal de que habría participado otra persona en el homicidio de Cuello", aunque esto no se pudo determinar, indicó La Voz del Interior.

Haydée Gersicich, fiscal de Cámara, aseguró durante el juicio que "hay una preocupación de hombres muertos por mujeres" y agregó: "Ni una persona menos. Signoretta no ha actuado en legítima defensa, sino con una gran frialdad". Por su parte, el abogado querellante Francisco Zanier, en tanto, había advertido: "Es una farsa; fue un asesinato a sangre fría, sin piedad. Signoretta jamás fue agredida".

Durante el juicio, la imputada solo dijo dos palabras: "Pido perdón".

Temas