-

-

La Cámara concedió la prisión domiciliaria al represor Etchecolatz

28 de abril de 2017

Aunque fue condenado por cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar la Cámara de Casación benefició al genocida con la prisión domiciliaria. No se hará efectiva porque tiene orden de detención en otras causas que todavía se tramitan en la justicia.


La Cámara Federal de Casación Penal otorgó este viernes, en un fallo dividido, el arresto domiciliario al represor Miguel Etchecolatz en una de las causas por delitos de lesa humanidad.

Fuentes judiciales explicaron que la medida no se hará efectiva de inmediato, no obstante, abogados de derechos humanos que se oponen al beneficio plantearon que Etchecolatz podría ir a su domicilio en poco tiempo debido a su estado de salud.

Embed
La defensa de Etchecolatz, de 87 años, había planteado que conforme a las constancias médicas, el estado de salud del acusado "es grave, delicado y progresivo de forma irreversible, que no puede ser tratado adecuadamente en un centro de detención que carece de la infraestructura necesaria para un paciente de la avanzada edad y características del nombrado".

Además se señaló que "padece riesgo de muerte súbita, que lo coloca en situación de vulnerabilidad, a diferencia de lo que ocurriría de encontrarse en su domicilio".

En fallo dividido la Casación Federal hizo lugar al planteo en base a la jurisprudencia fijada por la Corte Suprema de Justicia en un fallo de hace dos semanas en la que otorgó el arresto domiciliario a un militar acusado en crímenes de lesa humanidad que se encontraba con una enfermedad grave.

Embed
La Camarista de Casación, Liliana Catucci sostuvo que debido "a los padecimientos físicos que presenta y a que no advierte que se encuentre acreditado el riesgo procesal de fuga de una persona de 87 años de edad y en las condiciones físicas en las que se encuentra, situación agravada ante el riesgo elevado de descompensaciones agudas que no descartan muerte súbita, informada por el Hospital Penitenciario Central de Ezeiza el 21 del corriente, razones de índole humanitarias me persuaden que en este caso particular corresponde que le sea otorgado el beneficio de la prisión domiciliaria".

Por su parte, el juez Eduardo Riggi sostuvo que "más allá de que a Miguel O. Etchecolatz se le atribuye la comisión de un delito de lesa humanidad, cabe resaltar que el análisis jurisdiccional sobre la posibilidad de conceder o denegar la prisión domiciliaria, no puede centrarse exclusivamente en la gravedad del delito reprochado".

En ese sentido explicó que "se encuentran acreditados en autos los diversos problemas de salud que Etchecolatz padece".

Embed
En disidencia, la jueza Ana Maria Figueroa rechazó el arresto domiciliario, al considerar que la defensa "no ha logrado acreditar en el caso de qué manera la prisión morigerada implicaría un beneficio para la salud de su asistido, máxime teniendo en cuenta que se encuentra alojado en el Hospital Penitenciario Central de Ezeiza bajo observación médica constante, donde cuenta con los cuidados y la atención para sus patologías".

En primera instancia y luego la Cámara Federal de La Plata negaron la detención domiciliaria del acusado.

En Vivo