-

Aseguran que el Plan Empalme es la puerta de entrada hacia una flexibilización laboral

02 de mayo de 2017

La iniciativa anunciada por el presidente Mauricio Macri, por la cual el Estado subsidiará parte de los salarios que pagarán las empresas cuando contraten a beneficiarios de planes sociales, despertó fuertes críticas. Temen despidos entre los trabajadores con antigüedad.

El presidente Mauricio Macri anunció en el marco del acto celebrado en el microestadio de Ferro por el Día del Trabajador el Plan Empalme, por el cual el Estado nacional subsidiará parte de los salarios de los nuevos trabajadores que contraten las empresas y que estuvieran hasta ese momento cobrando algún plan social.

La iniciativa generó fuerte resistencia en distintos sectores. Por caso dirigentes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) y Barrios de Pie advirtieron que el plan es "una medida de marketing" que además promueve la flexibilización laboral.

Embed
Juan Martín Carpenco, integrante de la Mesa Nacional de la Ctep advirtió que "detrás de esta medida hay una idea de bajar el costo del trabajo y corremos el riesgo de que este mecanismo se utilice para la flexibilización laboral y los trabajadores en blanco que gocen de un buen sueldo sean reemplazados por quienes están más vulnerados".

En esa misma línea el secretario general de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, aseguró que "la experiencia indica que al Gobierno le gusta mucho más el marketing que la gestión" y consideró que "si no hay consumo difícilmente las empresas puedan generar puestos de trabajo".

Y advirtió: "la posibilidad es que en vez de generar empleo a través de esta propuesta lo que se pretenda sea bajar los costos laborales, buscando despedir trabajadores para contratar nuevos dentro de este esquema de subsidio".

Embed
Por su parte el diputado nacional por el Frente de Izquierda, Néstor Pitrola denunció que el plan presentado por Macri es "un subsidio a las patronales que va a provocar despidos entre los trabajadores de mayor antigüedad para tomar otros subsidiados por el Estado con sueldo de hambre".

"Este plan tiene como objetivo el abaratamiento de la mano de obra y es un subsidio a las patronales en función de una precarización laboral" dijo y señaló que "ninguna empresa toma más trabajadores de lo que necesita, pero sí va a tomar empleados cuya mitad de sueldo es subsidiado por el Estado".

En tanto Edgardo Depetri, diputado del Frente para la Victoria, advirtió que "de esta manera se inicia el proceso de flexibilidad laboral".

Embed
"En un contexto recesivo, el plan Empalme le va a servir a las empresas para reemplazar a los trabajadores convencionados por los planes sociales", sostuvo y recordó que "el gobierno no tiene mayoría en el Congreso para que pase una ley de flexibilización laboral, presiona la baja de los salarios para que los sindicatos acepten un aumento del 20% para que no discutan la caída salarial de 10 puntos del año pasado, este es el camino que inicia Macri con el sindicalismo amigo y empresario".

Temas

En Vivo