-

Pese al 2x1, el represor Muiña ya gozaba de libertad condicional

03 de mayo de 2017

Luis Muiña, el represor que fue beneficiado con el 2x1 por la Corte Suprema en una causa de lesa humanidad, ya estaba libre porque había sido beneficiado con la libertad condicional el año pasado.

Fuentes judiciales confirmaron a minutouno.com que el beneficio de la libertad condicional fue otorgado el año pasado por el Tribunal Oral Federal 2 porque Muiña cumplió las dos terceras partes de la condena a 13 años de cárcel que le fue impuesta por tormentos en el año 2011, y que quedó firme en 2013.

Muiña formaban parte de un grupo de choque ("comando de seguridad interna") en el hospital Posadas que era conocido como "Swat".

Embed
Fue detenido en 2007 por orden del juez Daniel Rafecas, que lo había procesado junto al ex dictador Reynaldo Bignone y otros represores por las detenciones de trabajadores de la salud del Hospital Posadas.

Según las fuentes, Muiña además fue procesado por los homicidios de dos médicos del Posadas, pero por esos dos hechos fue absuelto ya que el tribunal oral consideró que estaban absorbidos por las torturas por las que ya había recibido condena.

La Corte Suprema aceptó este miércoles la aplicación del cómputo de la pena conocido como "dos por uno" en un caso de condena por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

El tribunal, por mayoría, aplicó el criterio en un caso en el que fueron condenados represores por la desaparición de trabajadores del Hospital Posadas.

El fallo se insinúa como un potencial recálculo de todas las condenas por delitos de lesa humanidad, que podrían redundar en rebajas de las penas para los condenados.


A favor de la aplicación del "dos por uno" votaron los jueces Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, en tanto que Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda lo hicieron en disidencia.

El voto mayoritario confluyó en la aplicación del principio de "la ley más benigna", cuando hubiere regido en el "interregno" entre el momento en que se cometió el delito y el del dictado de la sentencia.


En el caso, se determinó la aplicación al caso de Luis Muiña, condenado a 13 años de prisión por ser "coautor del delito de privación ilegal de la libertad cometido por funcionario público con abuso de sus funciones o sin las formalidades prescriptas por la ley, agravado por el uso de violencia o amenazas, en concurso ideal con el delito de imposición de tormentos en relación con las condiciones de cautiverio impuestas, en concurso real con el delito de imposición de tormentos por un funcionario público al preso que guarde", según consigna el Centro de Información Judicial .

Las víctimas de su accionar, indica la Justicia, fueron Gladys Evarista Cuervo, Jacobo Chester, Jorge Mario Roitman, Jacqueline Romano y Marta Elena Graiff.

A Muiña se le aplicará la ley del "dos por uno", pese a que no estaba vigente ni cuando ocurrieron los hechos por los que fue condenado (1976), ni cuando el imputado por ellos fue detenido (2007).

El voto mayoritario recogió el concepto de delito de carácter "permanente" en los comprendidos por la "lesa humanidad", para establecer que la ley del dos por uno estuvo vigente.

"Se decidió que a los efectos de la aplicación de la ley penal más benigna lo que importa es que el delito se hubiera cometido durante su vigencia, siendo irrelevante que el imputado hubiera estado detenido o no durante dicho lapso", sostiene el voto coincidente de Highton y Rosenkrantz, que conformó mayoría junto con Rosatti.

El criterio fijado por la Corte abre las puertas para que todos los acusados por delitos de lesa humanidad invoquen la aplicación de la ley del dos por uno, pues estuvo vigente en un determinado momento y es la "más benigna" para sus casos.

Aún los condenados con sentencia firme podrían intentar la "cosa juzgada írrita" y reclamar la aplicación en sus respectivos expedientes.



Temas

En Vivo