-

Una joven denunció a su padre por abuso en Neuquén y ahora se arrepintió

08 de mayo de 2017

Una joven neuquina, de 21 años, está arrepentida de haber denunciado a su padre por abuso. Lo hizo cuando tenía 16 y el hombre fue condenado a cuatro años de cárcel. "Era muy estricto y me cansé", dijo sobre sus motivos de la acusación.

"No me va a alcanzar la vida para que me disculpe". Una joven de 21 años está arrepentida y quiere que escuchen su verdad en Neuquén. Hace cuatro años denunció a su padre por abuso, pero hoy afirma que fue todo una mentira para poder tener más libertad.
Para la Justicia, no hubo dudas sobre su relato, incluso en el juicio cuando la joven declaró contra su padre. Desde octubre, el hombre de 40 años, un policía neuquino, cumple una pena de cuatro años y dos meses de prisión por tentativa de abuso sexual con acceso carnal.
mandó preso a su papá por abuso 1.jpg
El hecho comenzó a principios de 2013 cuando la joven -en ese entonces- tenía 16 años. Durante una entrevista con el diario La Mañana de Neuquén, contó: "Mi papá me sobreprotegía mucho, era muy estricto y me cansé de eso. Pero nunca pensé que lo que dije podría llegar a juicio y condenarlo".
A la primera persona que le contó fue a una amiga del colegio secundario y después en la escuela, donde le aconsejaron que lo hablara. "Me sacaron de mi casa y me llevaron a un hogar de niños, donde estuve un mes. Ahí me preguntaron con quién prefería vivir y dije que con mis abuelos maternos", recordó.
"Estuve tres años sin ver a mi mamá ni a mi papá, vivía encerrada en lo de mi abuela. No quería hablar con nadie de ese tema", expresó la joven. Luego de la denuncia ante la Defensoría del Niño y el Adolescente, la llevaron ante una médica para que la examinara y ante un psicólogo. "Me dieron un test con preguntas y me dijeron 'llená esto, tenés una hora'", describió la joven sobre su entrevista, enojada porque no tuvo una charla con el profesional.
Embed
"Me decía que le contara sobre mí y yo le hablaba de todo, menos de eso", recordó la joven. A mediados de 2015, la fiscal de delitos sexuales Soledad Rangone la llamó para decirle que el juicio estaba próximo a realizarse. "Ahí me quedé helada. Me sentí muy mal", contó, aunque aseguró que fue tanto el miedo que mantuvo su postura hasta el juicio inclusive. "Yo lloraba porque sabía que lo que hacía estaba mal, pero no reaccioné en ese momento", afirmó.
Recién a principios de 2016, ella decidió sacarse la pesada carga que sentía. "Le pedí a mi hermano que le preguntara a mi papá si podía hablar con él. Hablamos por teléfono y esa misma noche fui a cenar a mi casa", relató. Fue un proceso paulatino, pero al tiempo ya estaba viviendo con sus padres y hermanos nuevamente.
Pese a que su padre ya estaba condenado, aunque la sentencia no estaba firme, pensó que la historia terminaría allí. Desde ese momento, sola, con su madre o con alguna de sus tías fue en reiteradas ocasiones a la Fiscalía para contar la verdad y decir que fue "todo una mentira". Sin embargo, sostuvo que nadie la escuchó. "Quiero que me escuchen, si hace falta que me hagan una causa por falso testimonio a mí, pero mi papá no tiene que estar preso", concluyó.

Temas

En Vivo