-

-

Una multitud marchó en Tucumán por la aparición con vida de Daiana Garnica

17 de mayo de 2017

Con la consigna "Ni una menos, viva la queremos", organizaciones sociales y políticas, con fuerte presencia de espacios que agrupan a mujeres, marcharon al principal paseo público de la provincia para reclamar por la adolescente de 17 años.

Una multitudinaria marcha se realizó en San Miguel de Tucumán para exigir la aparición con vida de Daiana Garnica, la adolescente de 17 años que se encuentra desaparecida desde hace 10 días, y cuyo principal sospechoso, tanto para la familia como la Justicia, se encuentra detenido e imputado por los delitos de privación ilegítima de la libertad seguida de homicidio.

Ramón Garnica, padre de la joven desaparecida, agradeció la presencia multitudinaria de los tucumanos en la marcha y destacó que "hay un mundo solidario que me da fuerza a través del cariño de las personas" y destacó la tarea de los medios de prensa que "siguen el caso y me permiten alzar la voz pidiendo justicia y reclamando a las autoridades para que nos cuiden, porque estos delincuentes están matando a nuestros seres queridos".

Ramón Garnica, padre de Daiana Garnica
Ramón Garnica, padre de Daiana Garnica
Ramón Garnica, padre de Daiana Garnica
Garnica admitió sentirse abatido ya que "no encuentro un rinconcito de paz para salir adelante", pero aclaró que no bajará los brazos en la búsqueda de su hija.

"Trato de ser fuerte y saco fuerzas desde donde no tengo porque quiero saber dónde está mi hija", señaló a los medios durante la marcha, y aclaró que "esta marcha no es política; sólo pedimos que agilicen la investigación".

Daiana Garnica
Daiana Garnica
Daiana Garnica
El padre de Daiana recordó que "el jefe de Policía (Comisario General Dante Bustamante) me dijo que lo mejor que podía hacer era buscarla yo porque sabía dónde iba y que hacía mi hija".

"Se equivoca el Jefe de Policía porque mi hija no es lo que él piensa", indicó Garnica, quien señaló que "vamos por Daiana y muchas chicas que están detrás de ella como es el caso de Paulina Lebbos".

Si bien el fiscal Claudio Bonari ya caratuló la causa como privación ilegítima de la libertad seguida de homicidio, todavía no hay un solo rastro de la jovencita.

Daiana Garnica desaparecida
Daiana Garnica 
Daiana Garnica
No obstante, intentan determinar si un elemento hallado dentro del horno de la cortada de ladrillos donde trabajaba el principal sospechoso le pertenece a la víctima.

Se trata de una pequeña pieza de acero quirúrgico que encontraron dentro de uno de los hornos de la ladrillera y que fue enviada para que se realicen los estudios correspondiente.

"Podría ser un arito de Daiana porque ella tenía un piercing arriba del labio, pero todavía no hemos podido confirmar si era de ella", explicó el abogado de la familia Garnica, Sergio Pérez.

El hallazgo de ese posible piercing se suma a los pequeños restos que levantaron los peritos de ese mismo horno, que podrían ser piezas dentales.

Daiana.jpg
Daiana Garnica está desaparecida desde hace una semana
Daiana Garnica está desaparecida desde hace una semana
Todos esos elementos ya son analizados por especialistas, quienes intentar confirmar o descartar lo antes posible una conexión con la desaparición de Daiana.

Bonari sospecha que Darío Suárez (40), abusó de la jovencita, luego la asesinó y se deshizo de sus restos quemándola en el horno de la cortada y por eso decidió imputarlo por los delitos de privación ilegítima de la libertad seguida de homicidio.

El fiscal estima que contó con la colaboración de varias personas, entre las que se encuentra un amigo y compañero de trabajo suyo, Fabián Ernesto "Sapo" Pacheco, y el dueño de la ladrillera, Juan Mátar.

Otros siete involucrados en el caso, que tienen vínculo familiar con Suárez quedaron privados de la libertad por disposición de Bonari, acusados de encubrimiento: sus hermanos César y Miriam; su esposa Yanina Alejandra Villarreal; su cuñada Elena Villarreal; su suegra Juana Rosa Funes; su prima Mavi Castro y Carmen Santana, otra presunta pareja suya.


Embed
Daiana salió de su casa del barrio Julio Abraham, en Alderetes, el sábado 6 de mayo y le avisó a su madre, Susana Cisneros, que acompañaría a su vecino Suárez a comprar un regalo.

La joven no regresó y sus familiares encontraron en su celular, que se había olvidado en su casa, una conversación con el principal sospechoso, quien le pedía que lo acompañe a comprar una sorpresa para su mamá y que no le contara a nadie.

Temas