Así era la bomba que explotó el terrorista suicida en el Manchester Arena

24 de mayo de 2017

Expertos estadounidenses indicaron que el dispositivo era tan sofisticado que no podía fallar. El explosivo estaba cargado con tuercas y tornillos para infligir el máximo daño posible. Ha sido varias veces utilizado en diversos ataques.

La bomba usada en el ataque al Manchester Arena, tras un concierto de Ariana Grande la noche del lunes, es de sencilla fabricación y fácilmente camuflable con una mochila.

Según expertos, era potente y sofisticada, de acuerdo con fotos de la policía británica reveladas y analizadas este miércoles por el diario The New York Times.

El análisis inicial de la bomba, basado en elementos fotografiados y recolectados en la escena del crimen, no permiten deducir la cantidad o el tipo de explosivo del que estaba compuesta la carga, pero hace pensar que se trataba de un dispositivo artesanal fabricado tras una "profunda reflexión y con cuidado", según el diario estadounidense.

explosivo
Partes de la bomba de Manchesters
Partes de la bomba de Manchesters
En un reportaje exclusivo, el diario publicó ocho fotos en las que se ven diferentes elementos del explosivo, desde el detonador hasta una batería, pasando por fragmentos de una mochila azul y pedazos de metal y de tornillos.

Estos elementos, analizados por personas especializadas en manejo de explosivos que fueron consultadas por The New York Times, permiten deducir que la bomba era "potente, dotada de una carga ultrarápida, pero también que la metralla fue dispuesta con cuidado y metódicamente" para causar el mayor daño posible.

La bomba era suficientemente potente como para propulsar el torso del kamikaze lejos de la explosión y causar devastación en un gran semicírculo, en el que estaban la mayoría de las víctimas, según el diario.

De hecho, la localización del torso en una zona sin fallecidos, lejos de donde se produjo la explosión, sugiere que el cuerpo del suicida fue desplazado. Un artificiero examinó las imágenes y señaló que era más probable que la carga explosiva estuviera alojada en una mochila que en un chaleco por los restos hallados del yihadista.

La publicación insiste en el hecho de que la bomba tenía un detonador poco habitual, con un pequeño circuito impreso y no un simple interruptor, como suele ocurrir. Esto podría sugerir que había un retardador, o incluso un receptor para activarlo a distancia, o una combinación de ambos.

explosivo
<p>Partes de la bomba de Manchesters</p><p></p>

Partes de la bomba de Manchesters

El dispositivo también contaba con una batería más potente que las usadas normalmente para este tipo de artefactos.

Todas estas señales podrían ser indicio de que "el artificiero tenía dificultades para fabricar un detonador fiable".

Las autoridades británicas reaccionaron con indignación tras la publicación de las fotografías en EEUU. Fuentes del Gobierno de Theresa May han contado a la BBC "incredulidad y asombro" por las filtraciones.

La Policía antiterrorista informó también a la BBC que las relaciones se han deteriorado entre servicios de inteligencia que estaban cooperando con ellos, así como que se ha visto perjudicada la investigación y socavada la confianza de las víctimas.

Temas