Mujeres al poder: la apuesta por el talento femenino en el ciclismo

25 de mayo de 2017

"En un mundo y un ciclismo todavía machistas, en los que cada día seguimos peleando por la igualdad, es muy especial que exista un equipo así, que apueste a las mujeres, que ponga el énfasis en nuestro desarrollo". Cristina Greve sabe que es una privilegiada. La correntina radicada en Córdoba es la segunda más veterana (29 años) del Weber Shimano Ladies Power, este team que es el único de Latinoamérica en la rama femenina del circuito mundial de ciclismo (son 44).

Una apuesta muy fuerte para que las mejores corredoras de Argentina y los países latinos tengan chances de entrenar y competir para dar un salto de calidad hacia el máximo nivel.

"Buscamos darles la oportunidad de ser profesionales sin tener que irse afuera. Intentamos ser el trampolín para que luego sí puedan integrarse a equipos de la elite. Nosotros somos formadores", deja claro Nicolás Muszkat, el creador y mentor de este equipo.

Los resultados, pese a no ser prioritarios, igual están llegando. Este fin de semana pasado, en la primera salida fuerte del año a nivel internacional, el team logró la primera victoria en una general. Fue en Delaware, en el Grand Prix de Wilmington, en el inicio de una gira por Estados Unidos.

"Que sea el único equipo en Latinoamérica ayudó al ciclismo en la Argentina. Hace 4 años esto no existía, potenció a todos...", explica Verónica Martínez, la manager argentina del equipo que vive en Estados Unidos. "El ciclismo femenino dio un gran paso en el último tiempo. Antes siempre era sólo ciclismo de hombres pero ahora la categoría damas aparece en muchas carreras de nuestro país. Todavía hay señores que se quejan de nuestra presencia y otros que no confían en el potencial, ni apuestan por nosotros. Pero por suerte el Weber Shimano Ladies Power lo hace", asegura Greve, quien es mamá de Ramiro (7 años) y estudia el profesorado de educación física en Villa María, demostrando ser una de esas mujeres multifunción que se ganan la admiración de todos.

Ladies Power.mp4
"Que exista el equipo no sólo nos ayuda a nosotras sino también a las que vienen de abajo, que ahora tienen otra esperanza, que saben que si entrenan, se esfuerzan y tienen talento, pueden llegar a ser profesionales", opina Micaela Barroso, una de las joyas del equipo (20 años) que ahora justamente viajó a España para sumarse a Mariela Delgada y, juntas, entrenar y competir buscando un nuevo salto de calidad en su corta trayectoria.

El equipo, que se formó en el 2015 y transita su tercera temporada a nivel mundial, está integrado por 12 ciclistas, siete argentinas, tres colombianas, una chilena y una cubana. "El plantel es muy versátil. Este año, con la llegada de nuevas corredoras, conformamos uno muy completo. El objetivo es desarrollar corredoras y, en el mientras tanto, conseguir resultados para sumar puntaje UCI y subir el ránking mundial", explica Verónica, que ahora tiene al equipo en su ciudad (Allentown, Pennsylvania) entrenando para la segunda de tres competencias por USA.

Embed
"Para esta ocasión, por nivel y características de carreras, elegí entre las 12 a la cubana Marlíes Mejias, la chilena Aranza Villalón, la argentina María Fadiga y las colombianas Rocío Parrado, Jessenia Menenes y Camila Valbuena", informa. En Wilmington ganó Mejias con un gran sprint final, Valvuena fue sexta y las seis integrantes estuvieron entre las 24 mejores. El próximo fin de semana les toca en Winston Salem, North Carolina. "Aspirábamos a algún podio, pero las chicas compitieron en un alto nivel y Marlíes demostró que es nuestra carta ganadora", analiza la manager, feliz luego de una divertida sesión de fotos y video en la Bodega Clover Hill Vineyards & Winery.

Marlíes, la cubana de 24 años, es la nueva estrella del team. Con su país fue 7° en los Juegos de Río (categoría ómnium), además de ser campeona panamericana de esa especialidad, medalla de plata en persecución individual y bronce en Madison. Un talento que quisieron varios equipos pero se llevó el Ladies Power por la insistencia de Martínez. "Cuba siempre tuvo muy buenas corredoras pero, por su régimen político, no podían competir en el exterior salvo que se fugaran... Y nosotros hicimos todo legalmente. Nos llevó un año poder convencer al Instituto Nacional del Deporte cubano, el que debe aprobar que pueda firmar contratos profesionales. Fueron muchas idas y vueltas hasta que lo logramos. Soy muy cabeza dura y cuando se me pone algo en la cabeza, no paro hasta lograrlo. Este era un desafío propio, porque sabía que Marlíes nos podía dar muchísimo", cuenta la manager sobre lo que significa un antes y un después para el ciclismo mundial.

Mejias fue la primera en emigrar legalmente desde Cuba y luego dos más se fueron a Italia. "Salir de Cuba para llegar al equipo era algo que veía lejos, difícil, pero entre todos pudimos lograrlo y estoy muy feliz. La siento como una chance para mí y para las mujeres del ciclismo latino", comenta quien viene arrasando en la mayoría de las carreras.

Hablamos de un equipo que, además de brillar en las pistas, busca dejar una huella, marcar un camino para que otros sigan. Por eso no es casualidad su sociedad con Weber Saint Gobain, un acuerdo que va más allá de la sponsorización.

Viendo lo que hacen los embajadores olímpicos con el programa solidario Huella Weber (seleccionan un club, entidad o fundación para ayudar y la empresa se encarga de mejorar la infraestructura), el Ladies Power no quiso quedarse atrás y se sumó. "Ahora estamos buscando a qué institución ayudar. Nos da mucho placer compartir los valores con Weber y poder devolverle a la gente con mejoras de infraestructura", explica Muszkat. A la apuesta al deporte, a la formación y a las oportunidades igualitarias se suma la de la solidaridad.

Una nueva pata para que este proyecto se sostenga y sea más que una ilusión para las mujeres ciclistas.

Temas