-

-

-

-

Atentado tras el show de Ariana Grande en el Manchester Arena: le salvó la vida el iPhone

26 de mayo de 2017

Lisa Bridget estaba a metros de Salman Abedi cuando el terrorista se inmoló. Su marido posteó en Facebook que "el hecho de estar hablando por teléfono probablemente salvó su vida".

El atentado al término del show de Ariana Grande en el Manchester Arena terminó con 22 muertos y decenas de heridos. Una de las víctimas que vive para contarlo es Lisa Bridgett, una galesa de 45 años que fue a buscar a su hija y a un amigo de la niña tras del concierto. Estaba a metros de Salman Abedi cuando el terrorista suicida se inmoló, y cree que sigue viva por estar hablando por el iPhone.

Embed
Lisa estaba manteniendo una conversación por su teléfono móvil. La bomba casera contenía centenares de tornillos, clavos y tuercas a modo de metralla. El objetivo no era otro que causar el máximo daño posible. Uno de esos objetos metálicos iba directamente a la cabeza de esta mujer, pero el smartphone lo desvió y en lugar de impactar en el cráneo le dio en la nariz y mejilla, con mucha menos fuerza.
Embed
El marido de Lisa Bridgett, Steve, dio a conocer el caso en una emotiva publicación en Facebook. El posteo muestra las imágenes de cómo quedó el iPhone, completamente destrozado y con restos de sangre de Lisa. Su mujer sigue viva, pero aparte de una importante cicatriz en la nariz perdió el dedo medio de la mano que sostenía el teléfono.

Embed
Steve cree que su esposa es "muy afortunada de estar viva" porque el móvil hizo que la esquirla perdiera fuerza cuando le dio en la cara. "El hecho de estar hablando por teléfono probablemente salvó su vida", añadió en su carta abierta de Facebook.

Temas

En Vivo