Piden la prisión preventiva para cinco imputados por el crimen de Araceli

26 de mayo de 2017

La fiscal de San Martín Graciela López Pereyra solicitó la prisión preventiva de los hermanos Darío y Hernán Badaracco, Carlos Cassalz, Marcelo Ezequiel Escobedo y Hugo Cabañas.

La fiscal de San Martín Graciela López Pereyra pidió este viernes la prisión preventiva de Darío Badaracco, su hermano, su patrón y otros dos imputados por el crimen de la joven Araceli Fulles, hallada estrangulada y enterrada el 27 de abril último en la localidad bonaerense de José León Suárez.

Fuentes judiciales informaron que el pedido fue realizado ante el juez de Garantías 1, Martín Porto, que ahora cuenta con cinco días para resolver la situación procesal de los imputados, acusados de "homicidio agravado por femicidio y por la participación de dos o más personas".

La solicitud alcanza al principal sospechoso, Darío Gastón Badaracco (29); a su hermano, Hernán Alberto Badaracco (38); a su patrón Carlos Damián Cassalz (34) y otros dos hombres que trabajaban en el mismo corralón de materiales que el primero: Marcelo Ezequiel Escobedo (37) y Hugo Martín Cabañas (46).

Embed

La representante del Ministerio Público, en tanto, pidió la falta de mérito y solicitó la libertad de Emanuel Avalos (25), Jonathan Avalos (29) y Marcos Ibarra (32), quienes ya fueron excarcelados, al no encontrar elementos de prueba que los vinculen con el hecho por el momento.

Verónica Molina, abogada de la familia de Araceli, dijo a Télam que estaba "conforme" con la prisión preventiva dictada a estos cinco imputados, pero adelantó que apelará la falta de mérito dictada en favor del menor de los Avalos. "El estuvo con Araceli en las horas previas a la desaparición y mantuvo relaciones con ella. Hay tres testigos que dijeron que lo vieron en una fiesta, pero esa fiesta fue a sólo cuatro cuadras de la casa de ella y no es motivo para desvincularlo del hecho", sostuvo la letrada.

Embed
Araceli fue vista por última vez la madrugada del 2 de abril en una plaza cercana a su casa y su cuerpo fue hallado el 27 del mismo mes, gracias a la intervención de perros de Punta Alta, debajo de unos escombros en el patio de la casa de Darío Badaracco, en Alfonsina Storni 4477 de José León Suárez. La autopsia determinó que Araceli murió por "asfixia mecánica" un su variable de "estrangulamiento a lazo" con un elemento compatible con precintos plásticos.

Badaracco declaró tres veces como testigo antes de ser imputado, la última vez el mismo día del hallazgo del cuerpo, pero se mantuvo prófugo un día hasta que la noche del 28 de abril fue detenido detrás de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño gracias a una vecina que lo reconoció por la calle.

Embed

Molina indicó que "lo que por ahora está probado es que Araceli estuvo en la plaza con un grupo de amigos, pero no está confirmado que haya concurrido o haya sido llevada al corralón de materiales donde trabajaba Badaracco". En ese sentido, explicó que el lugar todavía sigue inhabilitado porque continúa la realización de peritajes ante la presunción de que podía haber sido asesinada allí y luego llevada a la casa del principal sospechoso.

"No se sabe si el lugar del hallazgo del cuerpo es donde la mataron", afirmó la letrada y explicó que para conocer el rol que cada imputado tuvo en el hecho, hay que esperar los resultados de varios peritajes ordenados en el marco de la causa, entre ellos los estudios de ADN. Los perfiles genéticos de los detenidos serán cotejados con muestras obtenidas del cuerpo de la víctima y otras evidencias.

Temas