-

-

La "lluvia" que nunca llegó: en 2016, las inversiones cayeron a la mitad

07 de junio de 2017

Según la ONU, la caída en la Inversión extranjera en Argentina se debe "en gran parte a las medidas adoptadas por el gobierno de Macri". Al mismo tiempo, las multinacionales duplicaron en 2016 el envío de dividendos a sus casas matrices en detrimento de la reinversión.

La ONU dejó en evidencia que lejos de la llegada de la famosa "lluvia de inversiones" prometida por el presidente Mauricio Macri, lo que sucedió en la Argentina durante el primer año de su gestión fue exactamente los contrario. La inversión extranjera directa (IED) en Argentina fue en 2016 de 6.000 millones de dólares, lo que implicó una reducción casi a la mitad, sobre todo por la salida de dividendos de las empresas extranjeras hacia sus casas matrices, compensada luego por el brusco salto en el ingreso de capitales ante los nuevos proyectos anunciados por el gobierno.

El balance es parte del Reporte Mundial sobre Inversiones 2017 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), que prevé un aumento en el flujo de capitales a nivel global de 5% para este año, tras el retroceso de 2% registrado en 2016.

Embed
Los flujos de IED hacia Argentina se redujeron casi la mitad en 2016, a 6.000 millones de dólares, relevó el informe, presentado este miércoles en Ginebra.

De acuerdo con esta oficina de las Naciones Unidas, la caída fue "en gran parte por medidas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri, como el levantamiento de los controles del tipo de cambio en diciembre de 2015".

El fin de cepo "normalizó el pago de dividendos para las filiales de empresas extranjeras a sus casas matrices en el exterior, lo que llevó a una marcada reducción en la reinversión de las ganancias, que cayeron de 8.000 millones a 4.000 millones", precisó el reporte.

Embed
No obstante, el ingreso de capitales "subió bruscamente de mil millones a 4.000 millones de dólares, en línea con los proyectos nuevos anunciados como resultado de los esfuerzos del gobierno por aumentar la inversión", completó la Unctad al referirse a Argentina.

A nivel regional, el informe relevó una disminución de 14%, a 142.000 millones de dólares, la quinta caída consecutiva y sin diferencias de tendencias de inversión entre el norte y el sur de América Latina y El Caribe, como ocurrió en 2015.

En Sudamérica, el ingreso de IED se redujo a 101.000 millones de dólares, como consecuencia de "la recesión económica, los bajos precios de los productos básicos y el aumento de la inestabilidad monetaria", explicó la organización. "Las corrientes hacia Brasil, el principal receptor de IED de la región, se redujeron 9%, a 59.000 millones de dólares, arrastradas por un marcado descenso en el sector de los servicios", y también se contrajeron en varios países exportadores de recursos naturales no renovables, como Bolivia, Chile, Ecuador y el Perú, precisó el informe.

Embed
Por otra parte, las salidas de capitales de las empresas multinacionales de la región se redujeron 98%, a 751 millones de dólares, debido a "importantes cambios registrados en las corrientes de préstamos intraempresariales, que llevaron la inversión total en el exterior a una desinversión neta general de activos extranjeros en el Brasil y México".

En cuanto a las perspectivas para la región este año, la Unctad estimó que "siguen siendo sombrías", ya que "se prevé que el crecimiento económico se mantendrá muy por debajo de las tasas asociadas con las mayores entradas registradas en años anteriores".

"Es probable que la inversión en las industrias extractivas de la región siga siendo moderada", ya que "los anuncios de proyectos de IED en nueva planta para el sector en 2016 ascendieron solo a 4.000 millones de dólares", debido a que "los operadores continúan fortaleciendo sus balances y reestructurando sus planes de gastos de capital", precisaron los analistas.

Embed
Además, el informe advirtió que la IED hacia la región también puede estar afectada este año "por la incertidumbre relativa a la formulación de las políticas económicas en Estados Unidos".

A nivel mundial, la IED aumentará un 5 por ciento, casi 1,8 billón de dólares, luego del retroceso de 2%, -a 1,75 billón de dólares-, registrado en 2016.

Las proyecciones más optimistas se atribuyeron al "mayor crecimiento previsto en las principales regiones, la reanudación de la expansión del comercio y la recuperación de los beneficios empresariales".

Embed
Según las previsiones, el modesto incremento de las corrientes de IED continuará en 2018, a unos US$ 1,85 billones, aunque a niveles inferiores al récord de US$ 1,9 billones en 2007.

Estados Unidos, China y la India serán los principales destinos de esa inversión, en tanto, salvo América Latina y el Caribe, las perspectivas de la IED "son moderadamente positivas en la mayoría de las demás regiones", resaltó el informe

Temas