Manejó borracho, chocó y mató pero gritó: "Mirá cómo quedó mi auto"

13 de junio de 2017

El accidente ocurrió el 20 de mayo cuando un auto embestió a otro cerca de un boliche en Lafarre, partido de La Matanza. Una joven de 21 años murió. El responsable de la tragedia quedó libre.

Rocío Otero, una joven de 21 años, murió atropellada por un auto cuando iba a un boliche de Laferrere con sus amigos. Por el violento impacto, la chica salió despedida y falleció minutos después. Su madre, Viviana Navas, reclama justicia.

El accidente ocurrió el pasado 20 de mayo sobre la calle Carlos Encina al 2900, a pocas cuadras del boliche Siroco. La joven viajaba con un grupo de amigos en un Chevrolet Sonic. Vivía en Lomas de Zamora y en ese momento estaba yendo al boliche hacer una presencia. Poco antes de llegar, en la calle Carlos Encina al 2900, un Ford Fiesta bordó apareció desde una transversal e impactó con fuerza el lado izquierdo del vehículo de los jóvenes. Rocío, que viajaba en el asiento trasero, salió despedida por la ventanilla.

Embed
Navas reconstruyó lo sucedido a través de los relatos de los dos sobrevivientes, que sufrieron golpes y heridas menores y de varios testigos. "Los vecinos me contaron que Flores Ayala (el responsable de la tragedia) gritaba 'mi auto, miren cómo quedó mi auto', sostuvo la madre de la joven al diario Clarín.

Y continuó: "De repente se le aparece este tipo, a toda velocidad y alcoholizado, porque así lo reflejó el test de alcoholemia, y embistió el auto a la mitad de la calle, del lado izquierdo y en el medio. Lo arrastró, lo subió a la vereda y lo estampó contra un paredón. Rocío sale despedida porque, suponemos, el único vidrio estallado es el del lado de ella. Cayó en la vereda, boca abajo y se le cayeron los escombros del paredón encima".

En este punto, la madre de Rocío lamentó que nadie "la haya sacado de entre los escombros" y que los bomberos recién haya podido hacerlo cuarenta minutos después del trágico hecho. "Según testigos, ella se movía pero la policía me dijo que murió en el acto", completó.

A pesar de que la nueva ley de delitos viales considera al alcohol y al exceso de velocidad como agravantes para quienes matan al volante, convirtiéndolo en un delito no excarcelable, así que Pablo Ariel Flores Ayala, quien es paraguayo y tiene 37 años, quedó libre. La familia de Rocío teme que huya y reclama justicia.

Navas anunció que "habrá una marcha en reclamo de justicia", pero aclaró que aguardarán precisiones por parte de la Justicia "para que la movilización sea con reclamos bien fundamentados". "La quisiéramos hacer desde el lugar del accidente hasta el juzgado donde está la causa, en el Juzgado de Garantías 4 de La Matanza", resumió.







Temas