Apareció una supuesta hija de Salvador Dalí y exhumarán sus restos

26 de junio de 2017

La exhumación del cadáver de una de figuras más grandes del surrealismo del siglo XX se da en el marco de la demanda iniciada por una mujer que asegura ser su hija. Dalí y su esposa Gala jamás tuvieron hijos por lo que no existen otros rastros genéticos con los cuales realizar el examen de ADN.

La figura del pintor español Salvador Dalí, uno de los grandes referentes del surrealismo, sigue dando que hablar casi tres décadas después de su muerte: una juez de Madrid ordenó este lunes la exhumación de su cadáver ante una demanda presentada por una astróloga y tarotista de 61 años que asegura ser su hija.

La demandante, Pilar Abel, lleva casi una década intentando demostrar que el extravagante artista es su padre biológico. Según su relato, su madre mantuvo una relación clandestina con él en Cadaqués, una localidad costera de la región española de Cataluña en la que el pintor residió desde los años 50 junto con Gala, su esposa y musa.

Embed
La mujer, quien trabajaba en aquella época en viviendas adineradas de la villa, fraguó supuestamente con el artista una relación de amistad que terminó en romance y, ya embarazada de él, se casó con otro hombre que dio sus apellidos a la niña recién nacida: Pilar Abel.

La primera vez que ésta escuchó hablar de Dalí tenía ocho años y fue en boca de su abuela, quien le dijo. "Mira, ese señor es tu padre". Cuando se volvió a mirar, vio a un hombre de apariencia extraña con un repeinado bigote. Años después, su propia madre se lo confirmó.

"Cuando se lo pregunté por primera vez, mi madre me dijo: sí, pero yo no me voy a echar piedras sobre mi tumba", explicó en una ocasión a la revista española "Interviú".

Con el afán de demostrarlo, Abel se sometió en los últimos años a varias pruebas de ADN. Para constrastar sus genes con los del artista surrealista recurrió a objetos que le pertenecieron, como una máscara mortuoria. Ella asegura que nunca recibió los resultados.

Embed
En una ocasión, incluso acudió a un programa de televisión llamado "Factor ADN" con un supuesto mechón del pintor que conservaba un conocido peluquero. Sin embargo, el material genético no fue suficiente para llegar a una conclusión.

En marzo de 2015, Abel decidió interponer una demanda contra los herederos legales de Dalí, la Fundación Gala Dalí y el Estado español. La demanda fue admitida a trámite y ahora una juez ordenó la exhumación del cadáver del artista.

"El estudio del ADN del cadáver del pintor es necesario ante la falta de otros restos biológicos o personales con los que practicar la comparativa", indicó en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Dalí nuna tuvo hijos con su esposa por lo que para realizar el estudio de ADN es necesario exhumar su cuerpo.

Abel asegura que su empeño por conocer su origen tiene un interés estrictamente personal y que no tiene nada que ver con la herencia del pintor, quien nombró al Estado español heredero de su obra. "Quiero saber quién soy realmente, de dónde vengo, a quién pertenezco", aseguró la astróloga hace unos años en un programa de televisión.

Embed
A sus 61 años, Abel es conocida en España no solo por su supuesto parentesco con el genio del surrealismo sino también por su trabajo como tarotista en un canal local de televisión de Cataluña y por la demanda que interpuso en 2008 contra el novelista Javier Cercas.

A éste le reclamó 700.000 euros por injurias al considerar que se había inspirado en ella a la hora de crear uno de los personajes de su novela "Soldados de Salamina", una pitonisa. El juez no le dio la razón y archivó la causa al concluir que el personaje era ficticio.

Desde hace una década, centra sus esfuerzos en demostrar que Dalí es su padre. Con la exhumación del cuerpo del artista el caso podría resolverse en unos meses.

El cuerpo de Dalí está enterrado desde que murió en 1989 en una cripta bajo la cúpula del Teatro-Museo Dalí, dedicado a su figura y situado en la localidad de Figueras, en Cataluña. Su esposa Gala había fallecido siete años antes.

Excéntrico, imaginativo, polémico y narcisista, el artista es considerado uno de los máximos representantes del surrealismo. Entre sus pinturas más icónicas figura "La persistencia de la memoria", también conocida como "Los relojes blandos".

Temas