-

-

En la Antártida también se consume cocaína

28 de junio de 2017

Científicos del Instituto Geológico y Minero (IGME) de la Universidad de Madrid y el Instituto Nacional del Agua de Argentina recogieron muestras de agua de arroyos, lagunas, drenajes glaciares y vertidos de aguas residuales sin tratar en las zonas más turísticas del continente blanco y con más bases científicas.

Analizaron muestras en busca de 25 medicamentos y 21 sustancias recreativas y drogas ilegales. Doce aparecieron en los análisis. Los de mayor concentración son antiinflamatorios y analgésicos, de "alto riesgo" a nivel ambiental. El trabajo publicado en Environmental Pollution también da cuenta de concentraciones preocupantes de antibióticos en aguas residuales de las bases.

La sustancia más presente del grupo "sustancias recreativas" es la cafeína, seguida de la efedrina. El trabajo detectó también metabolitos de cocaína en varios puntos analizados, cerca de la base científica y militar Marambio de la Argentina.

Las concentraciones son "similares" a las detectadas en ríos de España, Italia, Bélgica y Reino Unido, apunta el estudio. Si bien "la presencia de la sustancia puede obedecer al consumo ocasional, es aconsejable controlar continuamente, por los riesgos que pueda suponer para los ecosistemas acuáticos", señala el trabajo.

"La presencia humana introduce contaminantes no analizados hasta ahora que, en función de su toxicidad, persistencia o bioacumulación, podrían producir daños en el ecosistema", explica Yolanda Valcárcel, investigadora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y coautora del estudio.

La Antártida es el continente menos poblado (entre 1.000 y 4.000 personas), en un territorio que equivale a la mitad de África. En 2010 hubo 30.000 visitantes, y en 2013 ya eran 37.000, según datos de 2016. El número de turistas también aumenta en algunos puntos destacados de la península, que llegan a 16.000 visitantes anuales en verano.

Temas