Atraparon a un mono que se había escapado de una casa en Quilmes

29 de junio de 2017

Estaba en cautiverio desde hace algunos años y escapó hace una semana. Estuvo deambulando por los techos de las casa. Será sometido a estudios de salud y trasladado a la Estación de Cría de Animales Silvestres.

Un mono carayá macho que se había escapado hace una semana de la casa en la que era mantenido en cautiverio encadenado y deambulaba por techos de viviendas del partido bonaerense de Quilmes fue rescatado este jueves tras un operativo implementado por la dirección de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires.

El animal, que tenía el cuello lastimado y se había escapado en una primera ocasión en el verano, fue rescatado cuando se encontraba en el árbol de una vivienda ubicada en Camino General Belgrano y la calle 347.

El mono, manifestaron fuentes del organismo, será sometido a estudios de salud y luego trasladado a la Estación de Cría de Animales Silvestres (Ecas).

Embed
Como parte del operativo para rescatar al animal, que dembuló durante una semana por los techos, el personal de la dirección de Flora y Fauna ofreció frutas y hasta llevó un ejemplar hembra, pero finalmente fue atrapado con dardos tranquilizantes, cuando se encontraba arriba de un árbol.

Una vecina dijo en declaraciones televisivas que "lo tenían atado en una casa con cadenas en el patio desde hace 5 o 6 años".

"Yo lo veía desde el baño de arriba de mi casa y estaba triste y decaído. Jugaba con los perros, pero siempre atado para que no se escapara. Se ve que encontró la forma de soltarse", expresó.

Otro vecino dijo que el animal, antes de ser rescatado, estuvo deambulando por los techos de las casas y sostuvo que "no molesta, no es agresivo, no causa ningún problema. Es muy afectivo y se deja acariciar. Le gusta que le den de comer, cosas dulces sobre todo".

El mono carayá, el primate más grande que habita en el continente americano, es una especie que habita en las copas de los árboles de selvas y bosques, como en las riberas e islas de las provincias de Chaco, Corrientes, Formosa, Misiones y Santa Fe. La especie está amenazada por la destrucción y fragmentación del hábitat, sostuvo la Fundación Temaikén en su página de Internet.

Asimismo, destacó que se trata de "uno de los mamíferos silvestres más comercializado como mascota" y advirtió que la especie es víctima de la caza indiscriminada.

Los monos carayá se alimentan de hojas, brotes y frutas, son sedentarios y delimitan su territorio a través de vocalizaciones fuertes.









Temas