-

-

Espero a que su captor se distrajera y salió corriendo: tiene 9 años

02 de julio de 2017

Una mujer relató el intento de secuestro que sufrió su hija de 9 años en Salvador Mazza, Salta, cuando dos hombres la subieron a un auto del que luego escapó.

"Estábamos todos en la casa de mi mamá, almorzando, los hermanos, sobrinos, etc. Mi nena salió a la vereda a jugar, se distrajo con unos perritos y así se fue hasta la esquina. Ahí llegó un vehículo, un hombre se bajó, la alzó y la subió a la parte de atrás. Así se la llevaron", contó alarmada y aflijada la madre de la niña de 9 años, de Profesor Salvador Mazza, que fue secuestrada y pudo zafar de sus captores.

Cuando regresó a su casa, la nena apenas podía hablar. Las palabras se mezclaban con su llanto y eran casi inentendibles por su respiración entrecortada. El paso de los minutos y el lento retorno de la calma le permitieron reconstruir lo que había vivido ese mediodía.

Embed
La niña salió a jugar cerca de las 12.50 y fue devuelta a sus padres a las 13.40 por su salvador. En ese lapso sucedió todo.

Según lo que le contó a su mamá, desde que el hombre la subió al auto, ella lloró y pidió a los gritos que la dejaran bajar para volver a la casa de su abuela. Ella iba sola en el asiento de atrás, mientras que en la parte delantera de la cabina estaban dos hombres (conductor y acompañante).

"La hicieron recorrer varias cuadras; fueron más o menos unas diez. Al llegar a una calle que es doble mano, el conductor prácticamente paró para darle paso a otro vehículo y es ahí que ella aprovechó para bajarse y empezó a correr con todas sus fuerzas para alejarse del auto", contó la mamá.

La nena corrió hasta llegar a la oficina de seguros donde trabaja la madre, pero que en ese momento de la siesta estaba cerrada.

El lugar queda al frente de la plaza principal de Salvador Mazza, así que ella cruzó la calle y comenzó a caminar por las veredas de ese paseo.

La madre relató: "Ella seguía llorando, nos dijo que varios vehículos pasaron y que en un momento un remise se paró, el pasajero se bajó y le habló, le preguntó qué le pasaba, si se había golpeado, si estaba perdida. Ella seguía llorando. Él le preguntó de quién era hija y ella pudo decir mi nombre. "La que trabaja en el seguro; vamos yo conozco tu casa', le dijo él y ella, en la desesperación se subió al remise con él. A los pocos minutos Oscar Ramírez golpeó la puerta de la casa de mi mamá y nos entregó a la nena", contó la mujer ayer al diario El Tribuno, a través de un contacto telefónico.

Desconocidos

Después de superar el estado de shock en el que llegó a su casa, la niña pudo reconstruir escuetamente lo que ahora las fuerzas de seguridad investigan en Salvador Mazza.

Sobre los dos captores "dijo que no los conoce y que no podía entender lo que hablaban, como si hablaran otro idioma, pero eso que ella escuchaba puede estar distorsionado por el estado en el que estaba y porque a todo momento lloraba y gritaba que la bajen", explicó su mamá.

"Ahora ella está bien, tranquila; de a ratos se acuerda una que otra cosa de lo que pasó. Al principio nos decía solo que eran dos hombres, después se acordó del color del vehículo, pero como todo está en proceso de investigación, lo que dice queda en reserva", añadió.

A la mujer hoy le faltan palabras de agradecimiento para Ramírez. "Él hizo parar el remise, se bajó para hablar con mi hija y luego la trajo a casa; es algo que nunca me voy a olvidar", aseguró.





Temas