Desesperante: último intento de los papás de Charlie Gard para salvar a su hijo

09 de julio de 2017

Presentaron una petición con 350.000 firmas al hospital de Londres donde está internado para poder trasladarlo a Estados Unidos. Este lunes la Corte Suprema inglesa dará su veredicto.

Los padres del bebé de once meses Charlie Gard -a quien la Justicia ordenó desconectar- presentaron una petición con 350.000 firmas al hospital de Londres donde está internado con asistencia respiratoria, urgiendo a los médicos que les permitan llevarlo a Estados Unidos para que le apliquen un tratamiento experimental.

Chris Gard y Connie Yates, padres de bebé que sufre una rara enfermedad que causa debilidad muscular progresiva y daño cerebral, presentaron el urgente pedido al Great Ormond Street Hospital, reportó la agencia de noticias DPA.

El hospital pidió a la Corte Suprema británica que revise el caso a fin de que considere posible nueva evidencia, aunque la opinión de los médicos no cambió, y el máximo tribunal se dispone a realizar una audiencia sobre el caso este lunes por la tarde.
La primera ministra británica, Theresa May, rechazó el miércoles intervenir en el caso de "Baby Charlie", cuyos padres fueron impedidos legalmente de sacarlo del país para tratarlo en Estados Unidos.
"Es una posición inimaginable en la que estar para cualquiera", dijo May al Parlamento.

May señaló que cualquier padre "querría hacer todo lo posible" por su hijo, pero se negó a apoyar el pedido de los Gard para que les permitan viajar a Estados Unidos con su bebé.
"Pero también sé que ningún médico quiere estar en la terrible posición de tener que tomar decisiones tan difíciles como esta", añadió May.
Los especialistas del hospital Great Ormond Street establecieron que la terapia propuesta por un médico estadounidense para el bebé es experimental y no ayudará, y creen que se debe desconectar al niño, que sufre de síndrome de disminución mitocondrial, una rara patología que, según estiman, afecta a sólo 16 niños en todo el mundo.
Tribunales británicos y europeos han confirmado las decisiones de instancias judiciales menores, que creen también que debe suspenderse la asistencia.
El domingo último el papa Francisco expresó su solidaridad con los padres de Charlie.
"El Santo Padre sigue con afecto y emoción el caso del bebé Charlie Gard", dijo el portavoz del Vaticano Greg Burke.
También el presidente estadounidense, Donald Trump, ofreció hace pocos días ayuda para el bebé.
"Si podemos ayudar al pequeño #CharlieGard (...), nos alegraría mucho hacerlo", escribió Trump en su cuenta de Twitter.