¿Qué le miran las azafatas a los pasajeros cuando suben al avión?

28 de julio de 2017

La tripulación de cabina está entrenada para dar primeros auxilios y atender al público en cualquier circunstancia, pero antes del despegue es otra la historia. Enterate de los secretos mejor guardados de las azafatas antes de un vuelo.

"Bienvenidos" suele ser la primera interacción entre los pasajeros y la tripulación de cabina de un avión, pero para ese momento la azafata o comisario de a bordo en cuestión ya hizo un escaneo de las personas que viajarán en ese vuelo.

Un grupo de tripulantes de varias compañías aéreas reveló qué cosas le miran a los pasajeros apenas suben al avión:

  1. Contacto visual. Si la persona no mira a los ojos a los tripulantes cuando saluda puede tener un buen motivo. "Suelo investigar a los que no me miran. ¿Les da miedo volar? ¿Se sienten bien? ¿Tienen un problema personal? Son cosas que no te dicen de entrada y es mi trabajo que tengan la mejor experiencia de viaje posible", explicó Stephanie Mikel, de Southwest Airlines.

  2. Nivel de intoxicación. Un pasajero borracho, por ejemplo, es una amenaza latente durante el vuelo y, aunque la tripulación sabe maniobras de taekwondo para reducirlo de ser necesario, y si la persona está alcoholizada antes de comenzar el viaje es probable que se quede en la tierra.

  3. Estado físico. "Yo busco personas con todas sus capacidades físicas para que me asistan en caso de que haya problemas de seguridad durante el vuelo, o de que haya que hacer una evacuación. Por lo general elijo a alguien que viaja solo y está vestido con ropa deportiva, alguien que tenga una contextura mayor a la media o que sea personal entrenado", explicó el tripulante Zac Ford.

  4. Modales. "Cuando saludo y el pasajero me responde, me doy cuenta de que es amable. Si necesito ayuda probablemente se la pida a esa persona, y si necesita algo, voy a hacer un esfuerzo más allá de lo esperado por él", explicó la azafata Heather Poole, de American Airlines.

  5. Bienestar. Una vez que se cierran las puertas y despega el avión no hay vuelta atrás, a menos de que sea por una emergencia. Por eso, para evitar ese momento apremiante, la tripulación mira con atención el estado de salud de los pasajeros.

  6. Embarazo. Existen limitaciones para volar estando embarazada, desde presentar un certificado médico hasta la prohibición total de abordar un avión pasado cierto punto de la gestación.

  7. Incomodidad. Cuanto más nerviosa se vea una persona, más atención tendrá de parte de la tripulación, ya sea para darle apoyo si tiene miedo a volar o brindarle cuidados médicos básicos en caso de una emergencia.

Temas