-

Mataron en Zimbabue a Xanda, el hijo mayor del león Cecil

21 de julio de 2017

A diferencia de lo que pasó con Cecil, a Xanda lo mataron en una zona en la que es legal cazar. Dejó huérfanos a siete cachorros.

El hijo del león Cecil, que fue cazado en Zimbabue en 2015 por un dentista, sufrió el mismo final de su padre, pero a Xanda lo cazaron en una zona en la que es legal disparar a estos animales.

Xanda tenía solo seis años, es decir que era joven porque los leones tienen una esperanza de vida en libertad que oscila entre los 10 y 15. Además, acababa de ser padre y dejó huérfanos a siete cachorros.

Embed

"No podemos creer que, dos años después de la muerte de Cecil, su cachorro de más edad haya tenido el mismo destino", lamentó un grupo de conservación del país africano citado por Europa Press.

"¿Cuándo podrán los leones del Parque Nacional Hwange vivir en paz sus años como deben vivirlos los leones nacidos en libertad?", agregó.

El cazador fue Richard Cooke, el mismo que mató a un hermano de Xanda en 2015.

El hecho se pudo detectar gracias al collar con un rastreador GPS que Xanda tenía, al igual que Cecil. Se trata de una herramienta forma parte de un proyecto de la Wildlife Conservation Research Unit de Oxford.

Por su parte, el Washington Post alerta de que la muerte de un macho joven deja a una manada sin líder y lo que suele ocurrir es que otros intenten hacerse con las siete hembras del grupo. En ese caso, suelen matar a los cachorros.

Temas

En Vivo