Tarifa social fantasma: 9 de cada 10 paga de más por las garrafas

31 de julio de 2017

Anses paga 115 pesos por cada garrafa a razón de dos por hogar, pero la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires señaló que casi todos los compradores abona, en promedio, 185 pesos, es decir, un sobreprecio del 61%. Los motivos que identifica el informe.

El 90 por ciento de los usuarios de las garrafas sociales de la provinciade Buenos Aires paga un valor mayor al estipulado oficialmente, según un estudio de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

De acuerdo con el relevamiento, el 74,5 por ciento pagó entre 150 y 250 pesos por una garrafa en el último mes, cuando el subsidio de la Anses por cada garrafa social es de 115. Así, en promedio, los beneficiarios pagan 185 pesos por unidad, lo que equivale a un sobreprecio del orden del 61%.

Embed

"Hablamos de un producto fundamental para las personas más vulnerables ante los intensos fríos del invierno", destacó a Diario Hoy el titular de la Defensoría, Guido Lorenzino. En ese sentido reclamó "que el precio que fija el Gobierno tenga un control real y sea accesible para quienes lo necesitan".

Anses, a través del Plan Hogar, subvenciona la mitad del costo de las garrafas. En la Provincia se adjudican dos por hogar cada mes, pagando 115 pesos por cada una, es decir, un total de 230.

"El beneficio no alcanza para cubrir lo que sale en el mercado, y hay que tener en cuenta que si una despensa barrial le compra la garrafa a un distribuidor, seguramente la va a recargar más", argumentó Jorge Ruesga, secretario de Servicios Públicos de la Defensoría.

En la Provincia se adjudican dos por hogar cada mes, pagando 115 pesos por cada una, es decir, un total de 230

"Otro de los problemas es el traslado", consideró Ruesga. "Muchas veces llevarte la garrafa desde el centro de distribución o las estaciones de servicio hasta el barrio termina saliendo igual que el artículo, con lo cual el precio se duplica", agregó.

Los datos de la defensoría indican que el 89,7 por ciento de los beneficiarios compra las garrafas en el punto de venta, mientras que el 10,3 opta por la opción de que se la envíen a su casa. Así, el 64,7 compra en el almacén del barrio, el 22,6 lo hace en distribuidoras de gas y el 3,8 en el camión que circula.

Temas