-

Es la abanderada, pero le prohibieron el ingreso por deber la cuota

02 de agosto de 2017

Vive en Comodoro Rivadavia y su casa se inundó durante las tormentas de abril. Su madre, además, gasta $5.000 mensuales en medicamentos para la epilepsia.

Celeste Campillay es la abanderada del Colegio Cervantes. Sin embargo, el lunes no pudo ingresar al establecimiento porque su madre, una vecina del Juan XXIII que fue afectada por el temporal, no puede pagar una deuda que se le generó luego de atrasarse tras la inundación que destruyó parte de su casa y dejó inutilizable su vehículo.
Acompañada por su hermana mayor, Jaqueline Fernández, la adolescente llegó a la redacción de El Patagónico y con timidez, pero también con entereza, denunció la triste situación que le toca vivir a solo cinco meses de culminar el ciclo lectivo y sus estudios de nivel secundario. "Como es mi último año, quería terminar", lamentó.
Embed
Según contó, todo comenzó esa dura madrugada de abril cuando junto a su mamá, su hermana y demás familiares tuvieron que ser evacuados de la vivienda, producto de la inundación. Esa noche ingresaron más de 90 centímetros de agua y barro a la casa familiar y el vehículo de su madre quedó inutilizable luego de que prácticamente fuera tapado por el agua.

Seguí leyendo en El Patagónico

Temas

En Vivo