-

En el Día Internacional de la Cerveza, la vuelta al mundo en una pinta

04 de agosto de 2017

El primer viernes de agosto se celebra el Día Internacional de la Cerveza. Nada mejor que un repaso por el mapa cervecero para festejar la ocasión.


¿Qué tipo de cerveza te gusta ...
Una de las cosas más lindas que tiene viajar es probar la gastronomía de otros países para conocer más la tradición local, y para los amantes de la cerveza tambien es un gusto en sí mismo volverse con latas y porrones (vacíos o llenos) en la valija. Y el Día Internacional de la Cerveza es una excusa perfecta para mirar para afuera al llegar al bar.

Pero a falta de vacaciones -y un poco también para entretener el paladar con un sabor nuevo- buenas son las cervezas importadas. Después de varios años con un mercado aislado en el que proliferaron las microcervecerías y se fortalecieron las etiquetas locales, las marcas extranjeras reaparecieron para alegría de los viajeros frustrados.

Así se puede tener una pinta de ale londinense, una trapense (que sí o sí salió de un monasterio belga) o una lager japonesa, que aunque no sea la mejor en su estilo es la más exótica para el público local y eso la distingue.

"Sapporo se vende muchísimo por la marca, por el packaging, porque es exótica. Es una lager y es la más vendida en Japón", explicó Eduardo Papagno, de Distribuidora Odín, una empresa de Wilde que se dedica a vender cervezas importadas al por mayor y menor.

"Nosotros le recomendamos cervezas a nuestro clientes para que tengan la experiencia y conozcan el estilo", agregó sobre la necesidad de tener un punto de comparación ante la proliferación de microcervecerías locales que proponen birras "a la manera de".

Una cerveza tipo dubbel hecha en Entre Ríos, por ejemplo, no tendrá las mismas especias que una hecha en Bélgica con la receta ancestral y por lo tanto, aunque rica, no es la original. Todo sea por cultivar el buen gusto cervecero que está un poco rezagado en el público local.

"En la Argentina hay poca cultura cervecera. Empezó en los noventas con Antares, ahí empezó a conocerse la jerga. La cerveza tiene que competir con el malbec. ¿Cómo decís en un asado 'sacá el vino y poné una trippel que es pesada y tiene mucha graduación alcohólica'?", señaló.

Justamente esas cervezas son para los amantes del elixir que quieren darse un gusto en calidad y no cantidad. "Mucha de esa birra empalaga. No son para refrescar, es más, se disfruta a temperatura ambiente", señaló Papagno.

Birras info 2.jpg
El paladar argentino prefiere el amargor de la IPA (Indian Pale Ale, con mucho sabor a lúpulo), pero más que nada las birras refrescantes, livianas, de las que se puede tomar una cantidad generosa sin que caigan pesadas al margen del nivel de resaca que traerán.

La chilena Kunstmann, por ejemplo, empezó siendo una cerveza artesanal con una fuerte impronta patagónica y ahora llega al país industrializada con sus variantes Gran Torobayo, de color ámbar rojizo oscuro y 7,5 de grado alcohólico, la ambarina Torobayo de 5 grados, la Bock café oscuro de 5,3 y la rubia Andwanter de 5,8.

Birras Info.jpg
Las cervezas más populares en la Distritbuidora Odín, en cambio, son la irlandesa Guinness (una favorita de la casa), la Chimay rubia, roja o negra, la belga Delirium Tremens, la 1906 (una tostada premium de Estrella de Galicia) y la Oranjeboom de 5, 85, y 12 grados (existe una de 16, pero decidieron no comercializarla por ser demasiado fuerte para el paladar local.

Los precios de porrones, latas, botellas y barriles de 5 litros varían desde los 33 pesos de una Oranjeboom Premium Lager hasta los $680 de un keg de Dab o de Schofferhofer (reto: pronunciar el nombre tres veces en voz alta).

Birras info 3.jpg
Puede que las cervezas importadas no se conviertan en un gusto habitual para los argentinos por su costo, pero al menos ofrecen una guía invalorable a la hora de aprender más sobre la bebida, o al menos para expandir el paladar y tener punto de comparación.


Temas

En Vivo