-

El fútbol todavía no aprendió de Spotify y Netflix

Por: Axel Marazzi
09 de agosto de 2017

Hace solo algunos años, cuando Netflix no se había convertido en el monstruo de streaming que es actualmente y Spotify no había nacido, la piratería era un problema gigante para los estudios cinematográficos y discográficas.

Las multinacionales trataron de frenar a las personas que descargaban contenidos cerrando páginas y denunciando a usuarios que descargaban esos contenidos. Lo único que sucedía era que cada vez que cerraban una web aparecían otras dos que ocupaban su lugar haciendo las cosas mejor.

Después llegaron Netflix y Spotify y demostraron algo que los usuarios sabían hace tiempo: la única forma de frenar la descarga de contenidos era ofrecer un servicio que realmente brindara un valor agregado a un precio razonable.

Netflix cuesta poco más de $100, mientras que Spotify sale $69. Por ese dinero un servicio no solo te ofrece un catálogo de cientos de películas, sino producciones propias, mientras que el otro presenta prácticamente toda la música que alguien quiera escuchar. Netflix tiene 104 millones de usuarios y Spotify 140 millones de los cuales 60 millones pagan por el servicio.

La última novedad en relación a la Superliga es que los dueños de los derechos están considerando prohibir que los usuarios muestren los goles a través de redes sociales. Como pasaba con la prohibición de la descarga de contenidos con derechos de autor, los usuarios ya comenzaron a encontrar soluciones. Una de ellas fue la del usuario @chulengol, famoso por dibujar la tira cómica llamada Pls, quien publicó un tuit que rápidamente se viralizó: "Si prohíben subir los videos de goles, se subirán dibujados".

Embed
Lo que deben aprender los dueños de los derechos del fútbol es a brindar un servicio con características lo suficientemente interesantes para que los usuarios lo paguen y no prohibirlos como hacían las discográficas y estudios cinematográficos, porque cuando cierren una cuenta por subir un gol, aparecerán dos nuevas que los subirán más rápido y con mejor calidad y cuando cierren esas dos aparecerán otras cuatro que intentarán ocupar su lugar. La imaginación de los usuarios será mucho mayor a la velocidad de prohibir algunas cuentas que suban los goles.

Temas