Un crucero de lujo se convirtió en un barco fantasma por miedo a los piratas

10 de agosto de 2017

Casi 2.000 pasajeros a bordo del crucero de lujo Sea Princess pasaron diez días a oscuras ante la amenaza real de ser atacados por piratas somalíes.

A los turistas, que habían pagado más de 50.000 euros por un viaje de 104 días en alta mar entre Sydney y Dubai, se les ordenó apagar todas las luces y la música mientras navegaron por estas aguas.

Embed
Cuando comenzó a atravesar el oceáno Indico, el Mar Arábigo, el Golfo de Adén y el Canal de Suez, empezaron las normas extrañas para los pasajeros que no entendían que estaba ocurriendo.

En las televisiones de las habitaciones se emitian documentales sobre la piratería en alta mar.

sea Princess

No funcionaron los clubes ni bares nocturnos, se eliminaron por completo las actividades en cubierta y se bajaron las persianas de todo el barco. Las luces brillantes, que normalmente señalan la presencia del barco en el océano, se atenuaron o apagaron por completo convirtiendolo en una especie de "nave fantasma".

Temas