Un verdadero homenaje: se tatúo una carta de su abuela que sufre alzhéimer

15 de agosto de 2017

Leonardo Martins contó en Facebook cómo la enfermedad está afectando a su abuela, con quien compartió su vida. El joven de 19 años, quiso recordar para siempre de una manera significativa el amor que ambos se tienen.

El brasileño Leonardo Martins, de 19 años, ha vivido toda su vida con su abuela Lurdes, de 85 años, a quien hace un mes le diagnosticaron Alzhéimer y su nieto decidió hacerle un homenaje: se tatuó la carta que la abuela le escribió cuando cumplió 18 años y entró en la universidad.

En aquella misiva la abuela le decía: "Me gusta recordarte pequeñito, sonriendo para mí". En la carta, la abuela recuerda una anécdota de cuando él iba a cumplir un año, y tenían que sacar la foto para un imán de heladera. Fue entonces que estaba todo listo, y el pequeño no parecía muy entusiasmado con la idea. En ese momento, la abuela comenzó a aplaudir y hacer morisquetas para llamar la atención de Leonardo, que comenzó a imitarla y así quedó retratado ese instante. Leonardo quiso hacer algo simbólico para recordar esas palabras y decidió tatuarse la carta.

Embed
Esas palabras quedaron para siempre en Leonardo y el 8 de agosto publicó en Facebook un texto contando cómo día a día su abuela se va deteriorando. Algunas señales encendieron la luz de alarma en la familia: el arroz se quemó más veces, la comida quedó sin sal, empezó a olvidar la hora de tomar las pastillas. La abuela comenzó a estar como deprimida, quería pasar todo el día en su habitación. Hace un mes, la doctora Alzira confirmó el diagnóstico. Y les dijo que la enfermedad puede avanzar rápido o lentamente, pero que deben acompañarla sin presionarla.

"Ruego que este mal no te abrace con ansisas", dice el joven, cuyo post fue compartido 146.000 veces y superó los 330.000 me gusta. Allí también publicó un video con la reacción de su abuela al mostrarle su carta tatuada. La mujer se emociona y abraza a su nieto diciendo: "Oh, Dios mío, no me lo creo. Te quiero mucho".

Embed

A continuación, la carta que Lurdes le escribió a su nieto:

Querido Leo, Cómo me gusta recordarte pequeñito, sonriendo para mí.

Cuando cumpliste un añito, fue difícil hacerte sonreír. Pero de repente sonreíste y aplaudiste.

Qué cosa es la vida, ¿no? Hoy te veo terminar el colegio y entrar en la universidad. Qué alegría para mí.

Que Dios te ilumine.

Besos de la abuela Lurdes, que te quiere mucho.

Enhorabuena.









Temas