Quiénes pueden pelearle la CGT a Moyano

03 de abril de 2012

La disputa por la Central ya se desató, con nombres fuertes para derrotar al camionero. Sus perfiles y quién los apoya.

El jueves 12 de julio se renovarán los liderazgos de la Confederación General del Trabajo (CGT) y el actual secretario general, Hugo Moyano, se presentará como candidato para un nuevo período de gestión. Pero el camionero no será el único aspirante. Dentro del gremialismo existen varios actores que pugnarán por el poder y que terminarán alineándose en contra del actual mandamás.

Del plenario para nombrar a las nuevas autoridades participarán unos tres mil delegados, con voto directo y secreto. En las últimas semanas todas las miradas se focalizaron en Antonio Caló (UOM) como el principal rival del camionero, aunque aún hay especulaciones y otros nombres que suenan fuerte.

Con la intención de cumplir un tercer mandato, Moyano se acercó a algunos sectores del sindicalismo enemistados con el Gobierno nacional. Por ese camino podría asegurarse un buen caudal de votos de los delegados que participarán en la elección.

El camionero se mostró en buenos términos con su ex rival menemista Luis Barrionuevo y recibió el apoyo del secretario general del sindicato de Peones Rurales, el duhaldista Gerónimo “Momo” Venegas.

Además de Caló, como figura que podría hacerle fuerza a Moyano, también se habla de Andrés Rodríguez (Unión del Personal Civil de la Nación-UPCN), Gerardo Martínez (Uocra) y Oscar Lescano (Luz y Fuerza) como posibles candidatos. Pero, ¿quiénes son estos aspirantes?

Antonio Caló

Líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) desde 2004, año en el que reemplazó al mítico Lorenzo Miguel, quien gobernó el gremio durante 32 años. Fue él quien lo impulsó en su carrera hasta designarlo secretario de Acción Social, su último puesto antes de alcanzar la cúpula.

Se inició como delegado gremial en la empresa Pirella, en 1996 fue administrador del Policlínico Central Metalúrgico y protesorero de la conducción porteña del gremio. Actualmente se posiciona también entre los “independientes” de la CGT.

Caló es el favorito de varios sectores internos. Un apoyo importante que podría ganar es el de “Los Gordos”, ya que si bien en un principio impulsaron la candidatura de Héctor Daer o Ricardo Pignanelli (Smata), luego informaron que garantizarían su voto a Caló.

Desde ese sector, Lescano (Luz y Fuerza) manifestó que hay una “gran adhesión” en torno a la figura del hombre de la UOM. Además, el mismo Pignanelli se mostró conforme con su figura para el cargo.

En el sector “independiente”, integrado por Andrés Rodríguez (estatales de UPCN), Lingeri (Obras Sanitarias) y Gerardo Martínez (Uocra), suenan varios nombres para conducir la Central, pero en un principio ninguno se negaría a sostener la postulación del metalúrgico.

Sin embargo, la razón principal por la que las miradas se concentraron en Caló fue el visto bueno que tendría del Gobierno nacional. El gesto que más lo potenció fue el del vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, quien opinó que “el proyecto nacional tiene en al movimiento obrero y Caló da muestras de ello”.

Caló se mostró en reiteradas ocasiones incondicionalmente alineado al kirchnerismo, a diferencia de Moyano, que desde la muerte de Néstor Kirchner fue perdiendo acciones dentro del oficialismo hasta llegar a un enfrentamiento total. Tras la votación primaria del 14 de agosto de 2011, el líder metalúrgico opinó que “los metalúrgicos supieron interpretar el camino iniciado por Néstor y que prosigue Cristina, respondiendo con masivos votos”.

De todas formas, cabe recordar que una semana después de que Néstor Kirchner perdiera las elecciones legislativas de 2009, la UOM realizó un paro anunciado por Caló. Se concentraron frente al Congreso y se movilizaron luego hacia la sede de ADIMRA, una de las cámaras empresarias del sector, en reclamo de un aumento salarial de 22 por ciento.

Andrés Rodríguez

Al frente de UPCN, cargo en el que fue reelecto en 2010 por cuarta vez consecutiva, es junto con Martínez y Lingeri uno de los referentes más importantes del sector “independiente”.

Rodríguez supo ser menemista, pero se alineó al kirchnerismo desde sus primeros años. Fue parte de “Los Gordos” que durante los años ‘90 siguieron con devoción las medidas implementadas por el Gobierno, pero luego se alineó al sector independiente.

Su nombre completo es Andrés Esteban Rodríguez Larrea. Lo llaman “Centauro” y muchas veces viste de traje y de manera formal. En sus tiempos de ocio monta costosos caballos con los que practica “adiestramiento”, disciplina en la que el jinete conduce al animal a realizar sus tres ejercicios naturales: paso, trote y galope.

Rodríguez es un hombre poderoso, pero de bajo perfil. Empezó a trabajar a los 22 años y en la década del ‘80 pegó un salto grande: se acercó al poder de turno y forjó una gran amistad con uno de los referentes más importantes del sindicalismo de esos tiempos: Saúl Ubaldini.

Llegado el menemismo, Ubaldini se ubicó en la vereda de enfrente. Pero Rodríguez no lo acompañó en la resistencia y desde la Casa Rosada le dieron a UPCN el manejo de las millonarias obras sociales del Estado.

Su relación con Menem queda ilustrada en una frase del riojano, cuando durante un acto afirmó: “Yo soy de UPCN, este es el único gremio”.

Gerardo Martínez

Martínez condujo la CGT durante un año, en 1995. Está al frente del sindicato de la construcción desde 1990 y actualmente es también parte del sector “independiente”.

El gremialista formó parte de las filas de Güerino Andreoni, líder de la CGT San Martín y cercano al menemismo. Además, el ministro de Trabajo menemista Jorge Triacca lo designó su jefe de Gabinete en 1989.

Martínez es una figura polémica, ya que varias veces fue vinculado con el accionar represivo de la última dictadura (su nombre figuraría en la lista de colaboradores civiles de Inteligencia del Ejército).

Forma parte del grupo de los llamados “independientes” y tiene una buena relación con el gobierno nacional. Empezó a sonar como candidato para suceder a Moyano cuando integró la comitiva que acompañó a la presidente Cristina Kirchner en la cumbre del G-20, por ser el secretario de relaciones internacionales de la CGT.

Oscar Lescano

Desde el sector de “Los Gordos”, Lescano dirige Luz y Fuerza desde 1984 y se encuentra abiertamente enfrentado a Moyano. Llegó a pedir en reiteradas oportunidades su alejamiento antes de que finalice el mandato.

Entre 1992 y 1993, se mostró cercano al menemismo y no se opuso a las privatizaciones de las empresas públicas que se llevaron a cabo en esos años.  Ejemplo emblemático de esto fue no detener la venta de Sistemas Eléctricos del Gran Buenos Aires (SEGBA), encargada de la generación, transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica en el Gran Buenos Aires y CABA entre 1991 y 1992.

Formó parte de la Comisión Directiva de la central obrera junto a José Rodríguez (mecánicos), José Pedraza (Unión Ferroviaria), Aníbal Martínez (metalúrgicos) y Ramón Baldassini (Correo) entre 1992 y 1993.

Ágil en sus movimientos políticos, no comulgó abiertamente con el kirchnerismo, pero supo adaptarse al Gobierno.


 


@Luliai