Piden el juicio político contra el fiscal que investiga a Boudou

13 de abril de 2012

Lo acusan de "mal desempeño" en una causa por delitos de lesa humanidad.

Eduardo Saiegh, secuestrado y torturado durante la última dictadura militar, presentó este viernes un pedido de juicio político contra el fiscal Carlos Rívolo por “mal desempeño y grave negligencia” en una causa penal por terrorismo de Estado y antisemitismo.



La causa, en la que participa la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación como coquerellante, fue impulsada en 2009 contra el entonces vicepresidente del Banco Central Alejandro Reynal y el ministro de Economía del gobierno de facto José Alfredo Martínez de Hoz.



En el pedido presentado ante el Jury de Enjuiciamiento de la Procuración General de la Nación, Saiegh, secuestrado y torturado salvajemente durante la última dictadura, asegura que Rívolo –apartado de la causa por la Cámara Federal porteña- impidió “injustificada e ilegalmente el avance de la debida investigación de los delitos de lesa humanidad denunciados”. Por eso solicitó “que se avance en su necesario enjuiciamiento, y se lo remueva oportunamente de su cargo, de conformidad con lo normado en los artículos 18, 19 y 20 de la Ley Orgánica del Ministerio Público Nº 24.946”.



Al respecto, la Cámara Federal consideró que el proceder de Rívolo “no tiene ningún tipo de justificativo atendible”, y agregó que desnaturalizó “completamente” el espíritu de las normas que regulan su actuación. A su vez, sentenció que generó “una seria afectación a la garantía del debido proceso legal, vulnerando el derecho de acceso a la justicia de la parte damnificada”.



Además de acusar a Rívolo de eludir el impulso del procedimiento penal “durante dos años”, -debiendo resolverlo en 24 horas-, lo cuestionó duramente por haber incluido en un dictamen que “(…) es sabido que el único plan sistemático de la dictadura consistía en ‘aniquilar la subversión’ (…)”.

Para Saiegh, Rívolo usó “los argumentos propios de los represores” para “justificar la necesidad de cerrar la investigación vinculada con la instauración de un plan sistemático de ultraje a la comunidad judía durante la dictadura”.



La frase de Rívolo fue duramente cuestionada también por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, coquerellante en la causa, y por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que consideró mediante una nota elevada al juez Rafecas que “a más de treinta años de vida democrática esta manifestación significa un fuerte retroceso en el marco del proceso de verdad y justicia que avanza en el país”.



El caso Saiegh



Eduardo Saiegh fue secuestrado el 31 de octubre de 1980 por un Grupo de Tareas del gobierno de facto y torturado para que confesara algún delito inexistente por el que se lo pudiera desapoderar del Banco Latinoamericano, del cual fue fundador y accionista mayoritario.



Hace 30 años que Saiegh impulsa la investigación judicial de esos hechos, que cuenta a la fecha con el respaldo de las autoridades del Estado Nacional, a través de la Secretaría de Derechos Humanos en su carácter de coquerellante en la causa. Además, la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) denunció el caso como un caso emblemático de antisemitismo.



Hasta el momento es la única causa judicial por la cual se puede juzgar a Martínez de Hoz de la misma forma que han sido juzgados los militares.