-

Corinthians sacó un valioso empate ante Boca y define en Brasil

27 de junio de 2012

En un partido muy duro, el Xeneize vencía 1 a 0 gracias al tanto de Roncaglia, pero Romarinho puso la igualdad cerca del final y dejó la serie abierta. El campeón se define en Brasil.

Corinthians sorprendió sobre el final y se quedó con un valioso empate 1 a 1 ante Boca en La Bombonera, que deja abierta la serie que definirá al campeón de la Copa Libertadores de América. Facundo Roncaglia había abierto la cuenta para el Xeneize, pero Romarinho igualó y silenció a todo el estadio.

Luego de eliminar con contundencia y gran superioridad a la Universidad de Chile en semifinales, el conjunto de Julio César Falcioni llegaba a este encuentro con gran confianza y todas las fichas puestas, ya que el último fin de semana se había despedido del Torneo Clausura que finalmente se terminó quedando Arsenal de Sarandí.

Del otro lado, el panorama era similar. Porque Corinthians había dejado en el camino nada menos que al último campeón, Santos, en un choque en el que llegó de punto y terminó imponiéndose con autoridad.

En este contexto, ante una Bombonera repleta, el Xeneize afrontó su décima final de Libertadores intentando ser protagonista desde el arranque. Como era de esperarse, el local se paró en campo rival y buscó en todo momento lastimar, aunque durante el primer tiempo le faltó decisión e ideas para quebrar el cero.


      Embed

En mucho de esto tuvo que ver la buena labor del conjunto brasileño, que a diferencia de lo que habitualmente suelen demostrar los equipos de aquel país, armó su estrategia de atrás para adelante, apostando a su firmeza defensiva y a la explosión en ataque.

Así, en uno de esos contraataques, Paulinho armó una buena jugada y probó con un fuerte remate de media distancia que obligó a Agustín Orion a una gran volada para despejar un balón que tenía destino de ángulo. Ésa fue la única situación de peligro claro en toda esa primera mitad.

Poco a poco, Boca fue intensificando su presión y los últimos minutos del primer tiempo se jugaron casi en su totalidad en campo del Corinthians. Con un Riquelme intermitente, un Mouche intrascendente y un Silva haciendo un gran trabajo de desmarque pero con poco contacto con el balón, el Xeneize casi no dispuso de situaciones claras, a excepción de una gran chilena del delantero uruguayo en el área que rebotó en un defensor y no causó mayor peligro.

En el segundo tiempo, las cosas cambiaron. Porque Boca salió más decidido a conseguir ese tanto tan ansiado y obligó a Corinthians a refugiarse cada vez más cerca de su arco. Sin ir más lejos, en los primeros cinco minutos, el equipo brasileño no pasó la mitad de la cancha.

A los 4, en la primera jugada colectiva del local en todo el partido, Walter Erviti le cedió el balón a un Riquelme que, entrando por el área, remató con violencia y su disparo se fue apenas arriba del travesaño.

Pese a esa superioridad en la tenencia del balón al Xeneize le faltaba esa puntada final que rompa el molde en los últimos metros. Recién la iba a obtener a los 28 minutos, cuando tras un tiro de esquina, Rolando Schiavi saltó más alto que todos, Silva alcanzó a desviar el balón y, tras un despeje de Ralf en la línea (y con la mano), Roncaglia aprovechó el rebote y no perdonó.

Boca conseguía esa ventaja tan anhelada y que, a esa altura, merecía. Pero los minutos corrieron y no podía liquidarlo, aunque el conjunto brasileño parecía entregado, casi conformándose con el 0-1.

Pero el futbol tiene esas cosas, y a sólo cinco minutos del final, quizás en la única aproximación brasileña en todo el segundo tiempo, el ingresado Romarinho, una de las figuras de toda la historia, quedó mano a mano con Orion y definió con clase para silenciar a una Bombonera que ya festejaba el triunfo.

Y ya no hubo tiempo para más. La tercera bandeja que rebalsaba de hinchas brasileños estaba en su punto de ebullición ante un estadio completamente mudo, azorado. Corinthians se lleva un valioso empate que deja la serie más abierta que nunca.

El próximo miércoles, en San Pablo, se definirá el campeón. Sin la famosa y tan cuestionada regla del gol de visitante que vale doble, Boca tendrá que salir a ganar o a buscar un empate que lleve a los penales. Lo que hoy quedó claro es que no la tendrá nada fácil en la búsqueda de su séptimo título continental.

   
Síntesis


Boca Juniors: Agustín Orión; Facundo Roncaglia, Rolando Schiavi, Matías Caruzzo y Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Leandro Somoza y Walter Erviti; Juan Román Riquelme; Pablo Mouche y Santiago Silva. DT: Julio Falcioni.


Corinthians: Cássio; Alesandro, Chicáo, Leandro Castán y Pablo Santos; Ralf, Paulinho, Danilo y Alex; Jorge Henrique y Emerson. DT: Tité.

Goles en el segundo tiempo: 28´ Roncaglia (BOC), 40´ Romarinho


Estadio: Boca Juniors. 


Árbitro: Enrique Ossés, de Chile.

Temas