Uno de cada dos chicos entre 5 y 12 años no hace ejercicio físico

26 de julio de 2012

El dato surge de una encuesta de la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño. Muchos de niños en edad escolar no están ni una hora por semana al aire libre y que ven 18 horas de TV por semana.

Uno de cada cuatro chicos de entre 5 y 12 años padece sobrepeso u obesidad, y más de la mitad ni siquiera pasa una hora por semana al aire libre con sus amigos.

Tampoco destina ni una hora, entre lunes y viernes, a actividades físicas extraescolares y, en cambio pasan frente al televisor 18 horas semanales. Estas son algunas de las cifras de la primera encuesta nutricional que realizó la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño, que contó con el acompañamiento técnico del Centro de Estudios en Nutrición Infantil (Cesni) y Unicef.

Según los resultados del relevamiento que se realizó en domicilios y en todos los grupos etarios, la mayoría de los chicos no hacen actividad física fuera de la escuela y ambos padres trabajan, publicó La Nación.

Frente a ello, los especialistas recomiendan que los niños practiquen deporte o realicen alguna actividad física, por ejemplo fútbol dos veces por semana y bicicleta los sábados y domingos.

En los adolescentes los resultados no fueron mejores ya que el 37,5% ya manifestó haber intentado bajar de peso alguna vez mientras que el 23,2% de los adolescentes considera que su peso es excesivo y la mitad cree que es adecuado o normal.

Cabe destacar que uno de los desórdenes más extendidos entre los adolescentes se produce a la mañana ya que uno de cada cuatro no desayuna regularmente durante los días de semana, según la encuesta.

En tanto, los horarios entre comidas también son un problema: el 81% de los adolescentes consultados come entre comidas galletitas y amasados de pastelería dulces, galletitas saladas y pan, frutas, golosinas, yogures y cereales.

La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos 150 minutos de actividad física semanal. Eso es lo que se necesita, según el ese organismo, para cambiar el pulso cardíaco. En la ciudad, incluso entre los adultos, una de cada dos personas no alcanza a esta cantidad.

Ante esta situación y para combatir el sedentarismo, el gobierno porteño instaló 15 estaciones saludables en lugares públicos, por los que ya pasaron 20.000 personas. Allí, los vecinos pueden revisar su talla, peso, nivel de glucosa y presión arterial y recibir consejería nutricional

Temas