Lanzan plan de seguridad para prevenir los robos en edificios

13 de agosto de 2012

En una primera etapa, el Gobierno nacional repartirá 2.000 botones antipánico para vecinos de Barrio Norte. Luego llegarán también a otros como Caballito.

El Gobierno nacional implementará el Plan Alerta y Seguridad en Edificios, por el cual se entregarán unos 2.000 botones antipánico para los encargados que trabajan en la ciudad de Buenos Aires.

"Hemos tenido la presencia de una gran cantidad de encargados de edificios, entendiendo que no hay programa de seguridad posible si no hay un control político de las fuerzas de seguridad pero también y, fundamentalmente, una participación activa de la ciudadanía", sostuvo el subsecreatario de Seguridad nacional, Sergio Berni.

En una conferencia de prensa desde el barrio porteño de Recoleta, explicó ante unos 100 encargados que el plan consiste "no solamente en acciones propias y típicas de la Policía Federal sino también en un programa de capacitación en la jurisdicción de la comisaría diecisiete".

La presentación se realizó en el edificio ubicado en Montevideo 950 del Ministerio de Educación de la Nación, donde también participaron el comisario Néstor Roncaglia, a cargo de la División Drogas Peligrosas de la Policía Federal, el fiscal federal Carlos Stornelli y el juez de Morón Jorge Rodríguez.

Además, estuvo junto a Berni el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal (SUTERH), Víctor Santa María.

"El encargado del edificio es la persona que conoce no solamente su edificio sino conoce la cuadra, el barrio, las caras. Les hemos mostrado todas las herramientas que tiene la Policía Federal para interactuar con ellos y poder llegar en forma temprana ante una comisión de delito", aseguró Berni, quien también estuvo junto al comisario de la seccional 17ma., Claudio Lucione.

Berni señaló que en las próximas semanas presentarán el mismo plan en el barrio porteño de Caballito, por considerar que esta zona porteña es, junto a Recoleta y el Centro, la de mayor cantidad de edificios.

"Cada vez que tengan la mínima duda nos tienen que convocar, tenemos desplegados los patrulleros de forma tal que no tarde más de dos minutos para interceptar el objetivo", pidió Berni a los encargados.

Además, el Subsecretario afirmó que en la cartera de Seguridad están "empecinados en la lucha contra el narcotráfico", por lo que consideró "fundamental" la información que brindarán a los efectivos.

En ese sentido, el comisario Roncaglia subrayó como "necesario" cualquier indicio denunciado por los encargados de edificios "para detener a los vendedores de estupefacientes".

"La Argentina no produce droga, viene de afuera. Necesitamos trabajar juntos porque es un problema de toda la sociedad", señaló el comisario Roncaglia.

En tanto, el líder del gremio del SUTERH sostuvo que este es un "plan piloto" en el que se otorgarán 2.000 botones antipánicos sobre un total de 37.000 encargados en toda la Capital Federal, el cual permitirá la asistencia de un móvil policial ante un problema de seguridad.

"La idea es que el encargado no sea el comisario del barrio sino que sea el que ayude, colabore, que con su tarea solidaria pueda prevenir muchos delitos y es por eso que el SUTERH está comprometido en llevar tranquilidad a los vecinos pero también a los compañeros y compañeras que viven en los mismos edificios", expresó Santa María.

Según el miembro del Partido Justicialista porteño, el programa de prevención temprana del delito en la propiedad horizontal tiene tres puntos fundamentales: "La capacitación, la difusión de la prevención en los temas del delito y el accionar a través del botón antipánico que será entregado por el sindicato".

"Es un programa que va a durar un año y durante ese lapso se va a evaluar cómo funcionó y cuáles son los pasos a seguir de ahí en adelante", concluyó Santa María.

Temas