Un hombre fingió su secuestro para pagarle a dos travestis

03 de septiembre de 2012

Se endeudó por 8 mil pesos y no tenía forma de pagar los servicios.

Un hombre santacruceño fingió ser secuestrado para conseguir el dinero que le permitiera pagar los servicios de dos travestis.

Luego de analizar las llamadas que realizó el hombre, los investigadores determinaron que estaba en el lugar por voluntad propia, algo que luego reconoció.

El ciudadano santacruceño viaja por cuestiones laborales cada 15 días a Capital Federal y en una de sus visitas conoció a una travesti llamada "Lola", a quien tenía agendada en su número como "Traverso".

En el último encuentro, se sumó otra travesti. El cliente, por los nuevos servicios, debía pagar 8 mil pesos, monto que no tenía. Según declaró a la Policía, por "pudor" fingió un secuestro.

La falsa víctima es un hombre de 38 años, casado y con hijos. El lugar donde supuestamente estuvo cautivo es un departamento de Tucumán al 300, en el barrio de San Nicolás. En realidad, allí está el "privado" donde pasó el día con "Lola" y "Ale", la otra travesti.

El hombre pasó a buscar a la travesti por el "privado" y juntos volvieron al hotel, donde pasaron toda la noche, hasta las 7, cuando ambos se fueron al departamento de Tucumán al 300, donde cerca del mediodía se sumó "Ale".

Según la declaración de la falsa víctima, sabía que la tarifa que debía pagar era "una suma considerable" porque el año pasado "Lola" ya le había cobrado 6 mil pesos. En esta oportunidad los servicios contratados eran de $ 8000.

El santacruceño comenzó a pedir dinero prestado a conocidos de Buenos Aires, pero no les contó la verdad.

En uno de los llamados, uno de sus amigos se comunicó al celular de la falsa víctima, pero lo atendió una persona con voz fingida, que le relató la deuda que tenía su compañero. Preocupado, el conocido alertó a la Policía que finalmente descubrió el engaño. 

Temas