La Unión Argentina de Rugby, víctima de una estafa millonaria

12 de septiembre de 2012

La UAR comenzó una investigación por la fuga de 2 millones de pesos que habrían sido extraídos con cheques con firmas falsificadas.

Luego de varios meses de investigación interna se confirmaron las peores sospechas para los dirigentes de la Unión Argentina de Rugby (UAR): entre noviembre y enero pasados se emitieron alrededor de 120 cheques con firmas falsificadas por una suma de unos 2 millones de pesos. Los abogados de la UAR presentarán una denuncia penal contra dos ex empleados administrativos sospechados de la estafa.

La UAR tuvo un crecimiento enorme en los últimos años y pasó de tener diez empleados a unos ochenta. Es que los nuevos empleados jerárquicos rentados de la Unión decidieron armar una nueva estructura que se acoplara a la existente y ahí fue donde radicó la sospecha, según explicó el diario La Nación.

Los principales sospechosos son Andrés Sánchez y Hernán Blanco, un ex contador que tenía un poder para realizar todas las operaciones financieras desde 2004, y el antiguo jefe de compras, quienes ya no trabajan en la Unión.

"La verdad es que fue una lástima enterarnos de todo esto. Es plata de todo el rugby argentino, la cual debemos administrar con mucha responsabilidad. Lamentablemente este fraude nos pasó como a muchas empresas en la Argentina. No lo pudimos evitar y cuando nuestros profesionales se dieron cuenta, se actuó. Nosotros como dirigentes tenemos que tener mayor control y cuidado sobre los fondos de la Unión", dijeron dos altas fuentes de la institución al diario.

La emisión de los cheques fue previa a la firma de los nuevos convenios que se generaron de la mano del ingreso al Rugby Championship y ahora la UAR intimará a todos los proveedores a los que se libraron los pagos para que ratifiquen o rectifiquen los montos.

El crecimiento del rugby argentino en los últimos años generó un ingreso de dinero inmenso para la Unión, que maneja el destino del rugby de todo el país. La mayor parte se destina a mantener la estructura profesional que utilizan los seleccionados para entrenar y estar al nivel de las grandes potencias y de a poco profesionalizar el rugby local que todavía es amateur.

Ahora el trabajo de la dirigencia es aclarar cuanto antes el inconveniente y estar a la altura de los grandes logros que consiguen Los Pumas en cada campeonato para seguir creciendo y no perder el reconocimiento de las grandes federaciones internacionales que tanto trabajo costó conseguir.

Temas