Roban en una casa de un country y se quedan a desayunar

26 de septiembre de 2012

Cinco delincuentes armados ingresaron al barrio privado de la localidad de Luján. Tras asaltar a la familia, tuvieron tiempo de comer galletitas y tomar yogur.

Cinco delincuentes armados ingresaron este martes al country Praderas de la localidad de Luján, donde asaltaron a un comerciante y su familia, robaron dinero, alhajas, artículos electrónicos y hasta tuvieron tiempo de desayunar yogur con galletitas frente a las víctimas.

El hecho ocurrió alrededor de las 5.30 de la mañana en el mencionado barrio privado que está ubicado en el kilómetro 6,5 de la Ruta 192, en Open Door, partido de Luján, informaron fuentes policiales a la agencia Télam.

La víctima, identificada como Alberto Bollini (57), un comerciante dedicado a la compra y venta de alimentos, salió temprano de su casa del lote 199 del country para ir a trabajar y fue encañonada por los delincuentes que ya habían burlado a la guardia privada y habían ingresado traspasando el alambre perimetral.

Según las fuentes, el comerciante le contó a la Policía que los ladrones eran cinco, tenían sus rostros semicubiertos y que todos estaban armados. Asimismo, explicó que lo obligaron a ingresar a su casa, donde despertaron y redujeron al resto de la familia, integrada por la esposa del comerciante y los tres hijos del matrimonio.

Los delincuentes estuvieron alrededor de una hora revisando todos los ambientes de la casa en búsqueda de dinero, joyas y objetos de valor. Si bien las víctimas en todo momento fueron amenazadas con armas, también le contaron a la policía que los asaltantes no fueron violentos, ni lastimaron a nadie.

Siempre según las fuentes, Bollini entregó unos 4.000 pesos, un reloj de marca, dos notebooks y teléfonos celulares. Como el dueño de casa se dedica al rubro de alimentos y en la casa encontraron mercadería, los delincuentes también se tomaron el tiempo para comer galletitas y yogures frente a la familia.
 
"Desayunaron yogures y galletitas delante de las víctimas, mientras revisaban la casa, e incluso se llevaron como parte del botín algunos alimentos", dijo un jefe policial. Otro de los investigadores confirmó a Télam que incluso se pudo detectar el lugar donde los delincuentes rompieron el alambrado porque allí "dejaron tirados algunos potes vacíos de yogur que se fueron tomando en la fuga".

Ni bien se fueron los delincuentes, la familia avisó a la guardia del country, a cargo de la empresa "Securitas", y a la policía. "Es un barrio privado importante, con buenas medidas de seguridad, alarmas perimetrales, cámaras y patrullajes internos, pero los vigiladores nos dijeron que no detectaron nada", reveló uno de los jefes policiales consultados.

El caso es investigado por el fiscal de Luján Oscar Reggi y la comisaría 1ra. de ese distrito y en el lugar trabajó la Policía Científica en búsqueda de huellas y rastros de los delincuentes.

Temas