-

¿Cómo usar el celular en público sin ser un maleducado?

15 de octubre de 2012

Algunas pautas para hacer un buen uso del teléfono móvil cuando estamos en compañía de otras personas. La tecnología y los buenos modales pueden ser compatibles.

Los teléfonos celulares nos permiten estar conectados todo el tiempo, chequear el mail sin tener que prender la computadora, participar de las redes sociales, escuchar música, mirar videos y pasar horas chateando, entre tantas otras posibilidades.

¿Pero cuántos tenemos actitudes desconsideradas hacia los demás por estar súper conectados? Quizás más de las que creés. A continuación, algunas pautas para hacer un buen uso de tu teléfono en público, porque la tecnología y los buenos modales sí son compatibles.

- No está bien visto llegar a un restaurante y poner el celular sobre la mesa, aunque estemos en un almuerzo de negocios. El teléfono tiene que estar en modo vibrador o apagado. Y si tenemos que responder a una llamada importante, la conversación debe ser lo más breve posible para no hacer sentir a nuestro acompañante en segundo plano. Y si atendemos estando sentados, es mucho peor; conviene ir a un lugar más apartado para hablar, publicó la revista Ohlala.

- Tampoco es correcto atender una llamada si estamos en una reunión o en una entrevista de trabajo. Si estamos esperando una llamada impostergable, lo ideal es avisar de antemano que en algún momento se puede interrumpir el encuentro por unos minutos.

- Es de mal gusto estar continuamente revisando el teléfono para ver si nos llegó esa llamada que estábamos esperando o ese mensaje que nos tiene tan ansiosas mientras estamos en compañía con otras personas.

- No hay que mandar mensajes escritos con letras mayúsculas porque es lo mismo que estar gritándole a nuestro interlocutor.

- Si estamos hablando por teléfono en público, hay que hacerlo discretamente y en voz baja. No es necesario que todo el mundo se entere de lo que estamos hablando. Si por razones de señal o ruido ambiental no podemos escuchar bien o nos vemos obligados a levantar la voz, lo mejor es pedirle a nuestro interlocutor que se comunique más tarde.

- Por una cuestión de seguridad, no hay que pasar los datos personales por celular si estamos en lugares públicos.

- A veces no sabemos cómo dar por terminada esa conversación que ya se prolongó demasiado. En este caso lo mejor es usar excusas creíbles: "Perdón, estoy entrando al banco y debo colgar" o "le pido disculpas, pero me esperan para comenzar una reunión". Nunca hay que interrumpir la conversación de manera brusca.

- Los más jóvenes están acostumbrados a usar abreviaturas en los mensajes de texto. Pero lo mejor es que el mensaje sea perfectamente legible y no tenga faltas de ortografía, especialmente cuando no tenemos tanta confianza con el destinatario.

- El volumen del ringtone tiene que ser medido y la melodía que elijamos, acorde a nuestra edad, a nuestro perfil y acorde al protocolo que demanda nuestro trabajo. ¿Se imaginan cómo quedaría una ejecutiva con un ringtone de los Wachiturros?

- Hay que tener mucho cuidado con las fotos y videos que hacemos con el celular porque nunca se sabe en manos de quién podrían llegar a caer.

Temas