Conocida actriz se hizo pintar desnuda durante su embarazo

07 de noviembre de 2012

Sienna Miller será la atracción central de la muestra del artista Jonathan Yeo en contra de la belleza artificial y las cirugías estéticas.

Antes de parir a su hija Marlowe Ottoline Sturridge, Sienna Miller posó desnuda embarazada para el pintor Jonathan Yeo, como ya hicieran Kate Moss y Demi Moore, respectivamente.

"Este retrato de Sienna se pintó unas semanas antes de que naciera su hija Marlowe y es parte de una serie de pinturas sobre ella que planeo mostrar el año próximo", explicó Yeo en el catálogo de la exposición que inaugura este viernes en Berlín, '(I've Got You) Under My Skin' (Te tengo bajo mi piel, parafraseando a Sinatra).

El pintor británico ya suscitó gran polémica en 2007, cuando hizo un retrato-collage de George W. Bush a partir de recortes de revistas porno. El desnudo de la actriz británica -que ya había sido retratada por Yeo en 2010 y posó de nuevo este año- promete seguir suscitando polémica, como aquella portada de Vanity Fair protagonizada por su colega estadounidense Moore, hace ya más de dos décadas.

"En este tiempo (los 22 años desde la foto de Demi), la gente perdió casi toda la sensibilidad ante quienes distorsionan su apariencia con cirugía estética por razones artificiales. Sin embargo, ciertos sectores de la sociedad todavía están incómodos con la apariencia del embarazo y las imágenes de madres embarazadas desnudas se ven raras veces", prosiguió el artista en el catálogo. El desnudo de Miller contrasta con retratos críticos de la actual obsesión por la cirugía estética que se exponen en la muestra berlinesa.

Lo cierto es que los desnudos de mujeres embarazadas son más bien escasos en la historia del arte. Sólo algunos 'revolucionarios', como Gustav Klimt o Egon Schiele, se atrevieron a retratar a gestantes sin ropa.

"Quería una imagen que personificase el cuerpo humano en su estado más bello de modo natural para hacer el contraste más fuerte posible con mis otras pinturas en la exposición (una serie de desnudos críticos de la obsesión actual por la cirugía plástica), que documentan a pacientes que se someten a cirugía estética en un intento de adaptarse a las nociones que tiene la sociedad de la belleza", expuso.

"El poder del lienzo está en parte en el hecho de que Sienna es una de las actrices con una belleza más natural, así como un icono de moda para una generación de niñas. Éste es un tributo a su valentía y su confianza al acceder a posar para esto. Puedo pensar en muchas figuras, cuya repercusión pública se basa en parte en su apariencia, que habrían preferido ocultarse durante nueve meses", concluyó.

Temas