Argentina empató con Arabia en un encuentro que dejó poco

14 de noviembre de 2012

En el último amistoso del año, el equipo de Sabella igualó sin goles ante el local, que con mucho amor propio hasta fue superior. El partido dejó poco para analizar y el DT ya piensa en el futuro.

El Seleccionado argentino empató sin goles ante su par de Arabia Saudita en un partido trabado y aburrido jugado en el estadio King Fahd, de la ciudad de Riad, en lo que fue el último encuentro del equipo titular en este 2012.

Apenas  algunas luces de Lionel Messi y otras tantas de Sergio Aguero iluminaron a un Seleccionado argentino que redondeó una discreta actuación ante una multitud en el fastuoso estadio árabe.

El batallador y rápido aunque limitado conjunto árabe volvió a desnudar las debilidades defensivas con las que viene penando y que al técnico Alejandro Sabella tanto le está costando solucionar.

La ausencia de Gonzalo Higuaín tal vez haya restado pólvora en la definición. Su reemplazante, aunque jugando más retrasado, Eduardo Salvio, tuvo tres combinaciones buenas con Messi, pero falló cuando tuvo que definir tras una gran jugada del Pulga sobre el final del primer tiempo.

La monotonía de la etapa inicial la quebró sorpresivamente el conjunto local, conducido por el holandés Frank Rijkaard, el mismo que puso en la cancha por primera vez a Messi en el Barcelona. Los árabes se cerraron atrás y aprovecharon la velocidad que suelen tener para meter pelotazos a los dos puntas a las espaldas de Mascherano y Tino Costa, complicando a los centrales Federico Fernández y Fabricio Coloccini.

Justamente uno de esos pelotazos llevó a Al Shamhrani a ganarle las espaldas a los defensas y al cruzar el disparo que Sergio Romero logró desviar y la pelota salió lenta junto a un palo aunque Fernández no la dejó ir de la cancha.

Sobre los 27, un tiro libre tras infracción del defensor del Napoli derivó en un centro frontal cabeceadon por Al Sharharani, la pelota cruzó por arriba de Romero y se metió en el arco, pero el referí acertó al hacerle caso al línea que detectó por centímetros una posición adelantada del autor de la conquista.

Como ocurriría en el segundo tiempo, Argentina reaccionó al final. Una triangulación entre Aguero, Salvio y Messi, que se tomó el tiempo para definir desde la puerta del área, tomó bien parado al arquero Abdullah, de gran trabajo. Luego fue una jugada por derecha de Messi, volviendo loco a su marcador, que terminó en un centro al ras pero Salvio se durmió ante el central Hawsawi.

Ya en el segundo tiempo, Augusto Fernández entró por Tino Costa y por un momento tuvo más movilidad por el sector derecho, aunque flaqueó el medio. También entró Franco Di Santo por Salvio para meter más fuerza y altura en el área rival.

El primer susto fue para Argentina porque Al Shalhawi rápido se llevó un rebote en Romero y casi sin fuerza su disparo quedó en los pies de Coloccini, sobre la línea. Romero por esos minutos tapó otro disparo tras corrida de Al Shamhrani.

En los últimos minutos a Argentina le rindió el número de jugadores de ofensiva y se metió en el campo del local. Lo mejor fue una gran jugada con pausa de Aguero para entrada de Messi, que eludió a un defensa pero Abdullah se quedó abajo con la pelota.

Di María mechó buenas y malas, porque quedó varias veces en off side y volvió a perderse por minutos, pero metió dos pelotas enormes, una a Messi, que rápido fue tapado por un central, y sobre el final dio un gran pase de Di Santo pero cabeceó mal, como también definió defectuosamente en la última que tuvo el atacante del Wigan.

Así, el equipo de Sabella, que culminó un gran 2012 como líder en las Eliminatorias, se quedó con el sabor agridulce de no poder cerrar el año con otro triunfo en este amistoso. Ahora, sólo quedará el partido ante Brasil por la vuelta del Superclásico de las Américas en La Bombonera, aunque ese equipo estará formado por jugadores del medio local.

      Embed


Temas