El novio de Julieta Gómez relató el momento del disparo

26 de noviembre de 2012

Rodrigo Santos emitió un comunicado en donde contó cómo vivió el episodio en el que su novia se pegó un tiro y el porqué de su enemistad con la familia de la modelo.

Julieta Gómez continúa luchando por su vida en el Hospital Austral donde ingresó hace unas semanas con un disparo en la cabeza, tras un intento de suicidio. Su familia le prohibió la entrada a su novio, el empresario de Rodrigo Santos quien mediante un comunicado contó detalles del fatídico día.

La modelo continúa internada en estado delicado y su novio, Rodrigo Santos, no puede verla debido a un pedido expreso de la familia de la ex Soñando por Bailar, quienes se enfrentaron al empresario desmintiendo la versión del embarazo.

Mediante un comunicado que publicó en su perfil de Facebook, Santos contó los detalles más ínfimos del día en que Julieta decidió quitarse la vida y habló sobre el "supuesto" embarazo.

"Julieta Gómez estuvo embarazada hace cuatro meses, hasta hicimos una ecografía en Belgrano. Estábamos enamorados decidiendo que hacer y donde mudarnos y ver como hacíamos viable este embarazo. De pronto en una semana Julieta desapareció y apareció una semana después diciendo que había perdido el embarazo... muy raro...Su familia la aisló como lo hace ahora, de mi y de sus amigas de toda la vida que solo quieren darle buena energía como Vanesa Carbone.", comenzó contando Rodrigo.

"Este tema de la pérdida del embarazo y el reality show de Ideas del Sur fue fatal para ella, fatal. Sintió que no podía mas con tanta carga... Ya no era la misma después de ese Reality. Sintió que quería ser la Gilda de los Realitys! Ámenla porque es una chica con mucha luz Juli!", continuó.

"Luego de la tragedia y luego de hacer todo tipo de peritajes policiales termine después de la medianoche, me fui a verla al Austral y lo primero que me dijo la enfermera es que en el análisis de sangre salió embarazada. Allí me entero yo de este supuesto embarazo, por la enfermera del Austral, hasta ese momento yo no sabía nada de ese segundo embarazo, ni ella creo que tampoco, pero no lo puedo afirmar como no puedo afirmar si el hijo era realmente mío".

"Juli entró al Austral, según su enfermera embarazada de 4 semanas. Luego el día que Celia me pide que diga que no lo está ya que no estaba más embarazada, e hice lo que me pidió y comunique que lo había perdido, pero esto fue hace 3 días atrás solamente", afirmó Santos.

"Por otro lado tengo los parkings del Austral desde el Jueves 8 día a día que fui a verla. Todos! Hasta que ahora por culpa o por no sé que la madre tira contra mi persona y sus seres queridos fuera de su familia. Yo siempre voy a estar junto a ella siempre y cuando la familia me lo permita!", agregó.

"Escuché desde el baño un estruendo y una rotura después. Salí inmediatamente con una toalla en la cintura, vi a mis padres que estaban bien en la pileta y me fui para mi cuarto. Estaba cerrado de adentro con llave. No dude, baje la puerta y me encontré a Juli tirada alado de la cama. Cuando la vi tiradita grite y empecé a gritar desesperadamente que llamen a la ambulancia y la policía, me acerque le levante la cabecita y respiraba, inmediatamente le tape la cabecita con mi toalla que llevaba en la cintura, ya que yo venía de ducharme, la envolví, se la sujete fuerte para que no desangre y me la cargué en brazos a los gritos. JULI ESTA VIVA! LLAMA UNA AMBULANCIAAA! ...en brazos me resbale en el living y nos caímos los dos, no sé como saque fuerzas y volví a reincorporarme la volví a levantar y la lleve x la puerta hacia afuera donde están los autos quería llevármela yo al hospital, mi corazón necesitaba salvarla! Gritaba y estaba  desesperado! Todo gravado en las cámaras del country. Mis padres se movieron rapidísimo, y así la ambulancia y la policía llegaron a los 15 minutos. Al ver la ambulancia ella me miraba y respiraba... no se quería ir... estaba conmigo en mis brazos y yo la iba a ayudar aunque sea la peor de las situaciones! Soy incondicional si amo y los que me conocen lo saben", relató Santos.

"Luego de subirla yo mismo con los camilleros a la ambulancia, ellos no me dejan acompañarla ya que estaba desnudo y lleno de sangre, tuve que quedarme para los peritajes hasta pasada la medianoche. Luego me fui al Austral a verla y fue cuando si la pude ver, la abrace, le cante y le deje la música favorita que escucha día a día para que pronto despierte", finalizó.

Temas