La era de Julio Falcioni en Boca

11 de diciembre de 2012

El DT dirigió el plantel profesional con resultados dispares. Logró dos títulos, aunque el equipo jugaba mal. Se peleó con varios jugadores y los hinchas nunca lo quisieron.

Julio Falcioni dejó ser el técnico de Boca tras dos años de resultados dispares. Fue campeón del Apertura 2011 y la Copa Argentina, y finalista de la Copa Libertadores 2012, pero el nivel de equipo siempre estuvo en discusión. Además, tuvo una mala relación con varios jugadores y los hinchas nunca lo quisieron. A continuación, un repaso de la era Falcioni en Boca.

El 22 de diciembre de 2010 asumió la dirección técnica del plantel profesional de Boca, ocupando el cargo que dejó vacante Claudio Borghi. Su debut oficial fue una derrota por 4 a 1 en La Bombonera frente a Godoy Cruz de Mendoza. Y su último partido también fue ante los mendocinos, pero con un triunfo por 2 a 1.

A Falcioni le costó adaptarse a Boca, con un primer campeonato bastante irregular. En el Clausura 2011 terminó septimo, muy lejos del campeón, Vélez, a siete unidades. Los xeneizes sumaron 28 puntos, producto de 7 triunfos, 7 derrotas y 5 empates.

Ése mal desempeño puso en duda la continuidad de Falcioni con apenas seis meses de trabajo. Boca debutó en el Apertura 2011 con un empate 1-1 ante Olimpo. Enseguida se escuchó la primera voz crítica por parte de un dirigente: Juan Carlos Crespi, vicepresidente de Boca, afirmó que el DT podría no continuar si los resultados no eran los esperados.

Días Después, el equipo de Falcioni se recuperó con una goleada ante Unión por 4-0 y se volvió imbatible en ese torneo. Festejó el título con un gran producción: 43 puntos, 12 partidos ganados y 7 empates. Fue la valla menos vencida en la historia de los torneos cortos y logró 12 puntos de ventaja con respecto al subcampeón (Racing). Ahí se empezó a gestar la marca de 36 partidos sin perder (20 triunfos y 16 empates).

      Embed

Pero nada de eso alcanzó para los hinchas de Boca. Porque, si bien la campaña desde los números era muy buena, el juego del equipo siempre estuvo en discusión. Y el peor momento llegó en este 2012, en el que jamás se encontró ese equipo compacto del campeón.

Este año, logro llegar a la final de la Copa Libertadores contra el Corinthians: el partido de ida fue empate 1-1 en La Bombonera. En la vuelta el conjunto de xeneize perdió por 2-0 y quedó trunco el sueño de la vuelta a Japón.

En el Clausura 2012 Boca se mantuvo puntero la mayor parte del campeonato llegando con tres puntos de ventaja sobre sus rivales, pero un empate y dos derrotas consecutivas lo dejaron en el cuarto puesto, con nueve triunfos, seis empates y cuatro derrotas.

El 8 de agosto obtiene la Copa Argentina al vencer a Racing por 2 a 1 en la final disputada en la provincia de San Juan. Vale recordar cómo Boca llegó a la definición: pasó casi todas las instancias por penales y jugando muy mal. Es más: casi es eliminado en la primera rueda por el humilde Santamarina de Tandil, en lo que hubiese sido un papelón histórico.

      Embed

Tres meses después, Boca cayó con Arsenal por penales y se quedó sin la Supercopa. Ése final debe haber sido uno de los peores partidos que jugó Boca en la era Falcioni. Y las críticas no tardaron en llegar desde el propio plantel.

En el Torneo Inicial terminó sexto con 33 puntos (la misma cantidad que en el Clausura 2012), ganó 9 partidos, empató 6 y perdió 4. Ésa producción le permitó clasificar a la Libertadores 2013.

Falcioni se fue de Boca con dos títulos y nada de fútbol. Durante su gestión aparecieron valores como Juan Sánchez Miño y Leandro Paredes. También se fueron los ídolos Martín Palerno (se retiró) y Juan Román Riquelme (peleado con el DT). Tuvo una buena relación con el presidente Daniel Angelici y gran parte de los dirigentes, y se llevó muy mal con muchos jugadores. Pero si los hinchas son los encargados de darle entidad a un club, está claro que a Falcioni nadie lo recordará.

Temas