Aumentó la venta de armas tras la masacre en Connecticut

22 de diciembre de 2012

Uno de los artículos más requeridos fueron los fusiles parecidos al AR-15, que utilizó el responsable del tiroteo en la escuela, donde murieron 27 personas.

Lejos de exigir una restricción a la venta libre de armas, una de las reacciones ante la tragedia en la escuela de Newtown fue que aumentaron las ventas de armas y mochilas blindadas.

Uno de los artículos más requeridos fueron los fusiles parecidos al AR-15, que utilizó el responsable de la masacre en la escuela primaria Sandy Hook en la que murieron 27 personas, incluidos 20 niños.

De hecho, Colorado estableció el récord en solicitudes de verificación de antecedentes penales en una sola jornada al día siguiente del ataque. Nevada, Tenesí, California y Virginia son otros de los lugares en donde subió la fiebre por las armas. El interés fue tal que algunos comerciantes dejaron de vender los fusiles de tipo militar tan sólo para especular con sus precios.

En tanto, legisladores de varios estados trabajan en medidas para que los profesores y otros trabajadores de los colegios puedan portar armas para proteger a los alumnos. Según trascendió, consideran que los colegios "son blancos fáciles" y es "increíblemente irresponsable" dejarlos "indefensos".

En Oregon y Dakota del Sur legisladores estatales del Partido Republicano están apoyando esa misma idea. Mientras que, en Tennessee, el senador estatal Frank Niceley, también republicano, defiende que en cada escuela haya al menos un empleado que vaya armado en todo momento.

Legisladores de Minesota y Florida también han indicado que van a estudiar medidas para armar a los profesores, una idea que apoya el exsecretario de Educación Bill Bennett. El estado de Texas prohíbe las armas en las escuelas, a menos que el colegio dé a la persona que lo solicite una autorización escrita para llevar una.

Arizona y otros seis estados tienen leyes similares, con excepciones para las personas que tienen licencias para portar armas ocultas. El presidente norteamericano, Barack Obama, se comprometió a presentar en enero propuestas "específicas" para un mayor control de las armas, al definir la violencia causada por ellas como una "epidemia" que golpea diariamente a un país conmocionado aún por la tragedia de Newtown.

Temas