Insultos racistas obligan a un jugador a abandonar la cancha

03 de enero de 2013

Kevin-Prince Boateng, delantero del Milán, se hartó del hostigamiento de los hinchas del Pro Patria en un encuentro de práctica y se retiró indignado del campo de juego. Mirá el video.

Era un simple partido de práctica entre el Pro Patria, de la cuarta división italiana, y el Milan, pero terminó de la forma menos deseada. El delantero ghanés Kevin Prince Boateng se hartó de los insultos racistas de los hinchas locales y decidió dejar el campo de juego, lo que motivó a la suspensión del encuentro.

Iban apenas 26 minutos del primer tiempo y el encuentro estaba 0 a 0. Desde el comienzo, cada vez que el joven de 21 años tocaba el balón, una lluvia de insultos racistas lo molestaba, hasta que Boateng se cansó, agarró el balón con la mano, lo revoleó a la tribuna y se fue de la cancha, indignado.

      Embed

En un principio, tanto los compañeros como los rivales intentaron convencerlo de que se quede, aunque luego los jugadores del Milan se solidarizaron con el ghanés y decidieron retirarse también, lo que motivó la suspensión definitiva del encuentro.

"Tenemos que acabar con estos gestos no civilizados. Italia tiene que mejorar y los italianos tienen que ser más educados y más inteligentes", declaró después Massimiliano Allegri, entrenador del Milan sobre la actitud de los hinchas del Pro Patria, un club que en octubre de 2012 había recibido una multa de 5.000 euros por discriminación racial.

Temas