Italia, orgullosa por la actitud del Milan contra el racismo

04 de enero de 2013

Los medios italianos se hicieron eco de lo sucedido en el amistoso en el que el club rossonero abandonó el campo por insultos racistas de los hinchas del Pro Patria y destacaron la labor de Boateng, el principal apuntado.

"Esto debe ser sólo el comienzo, ahora, en el primer grito contra un negro, todos deben irse del campo", publicó en su edición editorial de este viernes el periódico Corriere della Sera.

Por su parte, el diario La Repubblica aseguró que "Debemos dar las gracias y alabar a los jugadores del Milan por haber hecho lo que el árbitro no tuvo la valentía de hacer" y también tildó de "hipócrita" al referi por fingir no escuchar los gritos racistas y tener que completar los partidos "a cualquier precio".

El hecho ocurrió durante un partido de práctica entre el club rossonero y el Pro Patria, de la cuarta división. A los 26 minutos del primer tiempo, y luego de ser hostigado cada vez que tocaba el balón con insultos racistas de todo tipo, Kevin-Prince Boateng agarró el balón, lo revoleó y dejó el campo de juego, actitud que fue seguida por todos sus compañeros, por lo que el encuentro fue suspendido.

Además del ghanés Boateng, su compatriota Sulley Muntari, el francés M'Baye Niang y el holandés Urby Emanuelson también había sido discriminado por los hinchas del Pro Patria, y el juez del encuentro ya había parado el encuentro en dos ocasiones a causa de ese hostigamiento.

Ante esto, el diario deportivo más popular del país, La Gazzetta dello Sport, confirmó que el partido del jueves fue el primero en la historia del fútbol italiano interrumpido por gritos racistas, por lo que hay esperanza para que la actitud del Milan siente un precedente y los actos de racismo comiencen a ser repudiados masivamente.

Temas