-

Para la fiscalía, el caso del chico qom no fue un asesinato

30 de enero de 2013

Si bien la comunidad aborigen denuncia que al adolescente lo mataron por ser qom, el fiscal de la causa, Arturo Cabral, dijo que no fue así y pidió cerrar la causa.

El fiscal de Formosa Arturo Cabral, que investiga la muerte del sobrino de Félix Díaz, descartó que el chico qom haya sido asesinado y pidió cerrar la causa ya que, sostuvo, el muchacho "estaba alcoholizado y se cayó de la moto".

Cabral, fiscal de la ciudad de Clorinda, en el norte provincial, aseguró que a esa conclusión llegaron los médicos que realizaron la autopsia del cuerpo de Juan Daniel Díaz, de 17 años.

El chico fue hallado por gendarmes que realizan la custodia interna de la comunidad La Primavera, liderada por Félix Díaz, el pasado 5 de enero.

Se encontraba gravemente herido junto a su moto en un camino interno de la comunidad aborigen, por lo que fue llevado a un hospital de la localidad de Laguna Blanca y posteriormente derivado a Formosa, donde cuatro días después falleció.

Poco después surgieron denuncias sobre una supuesta golpiza con un hierro que habría sufrido el adolescente, lo que originó que la Justicia ordenase la exhumación del cadáver para hacer la autopsia.

Al garantizar la rigurosidad de los estudios practicados, el fiscal expresó este miércoles, en declaraciones radiales, que "vino un forense desde Buenos Aires que avaló lo realizado por los profesionales provinciales".

Según Cabral, las heridas que causaron la muerte del chico "fueron por un accidente" con su ciclomotor y "nadie lo golpeó", por lo que anunció que pidió el archivo de la causa.

"No hubo delito alguno, estaba alcoholizado y se cayó de su moto, eso fue todo", manifestó.

Además, el fiscal aseguró haberle tomado declaración al médico que lo atendió cuando el chico estaba muy grave en el Hospital Central de la capital formoseña y aquél negó, como trascendió días pasados, haber dicho que las heridas que presentaba la víctima en la cabeza eran compatibles con golpes con un hierro. "El profesional dijo que nunca expresó que la herida era por un hierro", dijo el fiscal.

Además, afirmó que la madre del joven y quienes supuestamente "estuvieron tomando con él en las horas previas al accidente, coinciden en que el muchacho tomaba mucho". "Su madre me dijo del problema de su hijo con la bebida", insistió Cabral.

Además, dijo contar con "varios testimonios que dan cuenta de que el joven Díaz tenía problemas con la bebida y que hasta un rato antes del accidente había estado tomando en la comunidad".

La muerte del muchacho y la de un niño de 12 años de una comunidad aborigen de Chaco fueron motivo de protestas y reclamos de justicia de grupos indigenistas y organizaciones sociales frente a las casas provinciales en la ciudad de Buenos Aires.

En esa ocasión renovaron sus cuestionamiento sobre el trato que el gobierno de Gildo Insfrán da a las comunidades aborígenes en Formosa.

Temas