Empresarios creen que un aumento del 30% es "inviable"

07 de febrero de 2013

Así lo afirmó el representante de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios, Daniel Funes de Rioja. Estarían más de acuerdo con subas del 20 por ciento.

El representante de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, afirmó que el pedido de aumento de un 30% es "inviable". De esta manera, se puso al frente de los reclamos de varios gremios claves.

Según detalla el diario Ámbito Financiero, Funes de Rioja está más de acuerdo con un aumento del 20% y de renegociar a fin de año, siempre y cuando el 2013 termina con buenos números.

Un aumento del 30% es el que quiere negociar la Confederación de Asociaciones Sindicales de las Industrias Alimenticias (CASIA), justamente la contra parte de la COPAL.

"Que no haya una competencia entre gremios por ver quién tiene el aumento salarial más importante"
, solicitó Funes de Rioja, haciendo referencia a las disputas entre las CGT de Hugo Moyano y Antonio Caló, por un lado, y las CTA de Pablo Micheli y Hugo Yasky, por el otro.

El pensamiento de Funes de Rioja es compartido por varios empresarios del sector privado, que también rechazan la opción de aumentos del 30 por ciento.

Mientras el Gobierno sella acuerdos con diferentes rubros comerciales para congelar precios, los sindicatos opositores rechazan la medida y anuncian movilizaciones. A pesar de los acuerdos que incluyen  áreas sensibles de consumo como supermercados -al que se sumaron también los nucleados en la Cámara de supermercados chinos-,  y cadenas de electrodomésticos, emerge detrás la sombra de la discusión paritaria.

El gobierno ya dio señales de que rechazará acuerdos parciales y sólo homologará arreglos que rijan para todo el 2013. Desde la Casa Rosada enviaron también señales para descomprimir la discusión. El aumento del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y los acuerdos de precios apuntan en esa dirección, sin embargo desde el sindicalismo opositor se arrojan cifran que arrancan en el 25% y que en algunos casos, como en el de los Profesionales de la Salud de la provincia de Buenos Aires, asciende hasta el 40%, muy lejos del 20% que se ve con buenos ojos desde el oficialismo.

Temas