¿Qué hacer cuando un trabajo nos hace infelices?

06 de abril de 2013

Muchos empleados se llevan mal con sus jefes o con sus compañeros. También puede pasar que no están conformes con la actividad que deben desarrollar. ¡Tranquilos! Hay 10 posibilidades para recuperar la sonrisa.

Muchos trabajadores están a disgusto con la actividad realizada; tienen una mala relación con sus jefes; o no se lleva bien con sus compañeros. Sin embargo, todo esto no tiene porque ser sinónimo de infelicidad porque hay al menos 10 posibilidades para poner en marcha para recuperar la sonrisa.

Aprovechar la vida fuera del trabajo: Si no está a gusto en su trabajo, no piense en él en sus horas libres. Al llegar a casa despeje su mente, salga, relaciónese con gente, diviértase y disfrute de sus hobbies. En el caso de no tener, hay que buscarlos.

Ser positivos: La positividad y el sentido del humor no deben perderse nunca. Ir con mala cara al trabajo solo puede empeorar las cosas. Hay que tratar de quitar importancia a los problemas y recordar que hay gente que está peor.

Identificar las causas: ¿Qué es exactamente lo que no funciona? ¿Es la labor a realizar? ¿La relación con el jefe? ¿El trato de los compañeros? Identificar y tener claro el problema o los problemas es el primer paso para tratar de solucionarlo.

Mejorar el trato con los compañeros: Si el trabajo es tedioso, aburrido, o simplemente no le gusta, trate de hacer amistad con sus compañeros. Le ayudará a hacer más ameno el tiempo en la oficina, pudiendo entablar conversaciones.

Hablar con el jefe: ¿Sabes si el jefe está de acuerdo contigo? ¿Si también cree que tienes un problema? La única manera de saberlo es hablando con él, y entre todos quizá sea posible solucionarlo.

Tener paciencia: Hay que dar tiempo, es la base de todo. Es posible que aún no se haya adaptado al trabajo. Quizá con el paso del tiempo sea posible. Mientras tanto hay que tratar de hacerlo lo mejor posible, y haciéndose con el puesto.

Organizarse: La planificación ayuda a superar los malos momentos. Llevar a cabo las tareas más odiosas al principio nos ayuda a que el resto se hagan más agradables.

Aprender: De todo se aprende, especialmente de lo malo. Ser capaz de superar todos los problemas que le hacen infeliz en el trabajo le ayudarán a superar en el futuro otras crisis que pueda sufrir, tanto laborales como en otros ámbitos, consignó Eleconomista.

Cambiar de trabajo: Estar trabajando no quiere decir que no se esté en el mercado laboral. Hay que seguir manteniendo la red de contactos, aumentarla desde nuestro nuevo empleo, mirar ofertas ya que nunca se sabe cuándo se puede encontrar algo mejor que lo actual. Pero nunca hay que dejar el trabajo actual sin tener la seguridad de que se va a encontrar otro.

Emprender: Si lo demás no resulta, puede que se encuentre ante una buena ocasión para lanzarse a emprender y convertirse en su propio jefe.

Temas