No está bueno Buenos Aires

05 de abril de 2013

Eduardo Epszteyn analiza los presupuestos destinados al desarrollo de infraestructura de la red pluvial en Buenos Aires desde 2008 y da cuenta de la subejecución en paralelo al creciente endeudamiento de la Ciudad.

Escribe Eduardo Epszteyn (*)

Lo que dejaron las tragedias de las permanentes inundaciones en la ciudad de Buenos Aires es una conclusión inequívoca: la gestión del ingeniero Mauricio Macri va siempre por menos. Para ello basta mirar los presupuestos y sus ejecuciones: como meta para 2013 el Ministerio de Desarrollo Urbano se propone construir 160 metros lineales de mejoramiento de la red pluvial (apenas una cuadra y media en toda la ciudad), contra los 11.783 metros que tenía previstos para el año 2012.

Pero esto no es todo. El Presupuesto elevado a la Legislatura del Programa Desarrollo de la Infraestructura de la Red Pluvial para el año 2012 fue de $ 294,9 millones para el mejoramiento de la esa red, lo que restando los gastos operativos indicaba que cada metro lineal se construiría a un costo promedio de 24.400 pesos. Mientras que para 2013, aunque el presupuesto es mucho menor -$26,7 millones destinados al área- se construirían sólo 160 metros con un promedio de 110.000 pesos por metro lineal. Es decir, más de cuatro veces por encima del costo presupuestado para el año 2012 ¿Qué índice inflacionario consideran?

Insisto, Macri ya no puede echarle la culpa a nadie por la inoperancia de su gestión. Los presupuestos finalmente aprobados y ejecutados de los últimos 3 años dan cuenta de esto. Cuando hasta el año 2010 los montos invertidos eran significativos, a partir del año 2011 esos montos son insignificantes, y los saldos no utilizados del presupuesto aprobado durante su gestión en total suman más de $358 millones:

      Embed

Desde el inicio de su segundo mandato se produjo una evidente profundización de la gestión marketinera pensando en 2015, subejecutando obras de envergadura en pos acciones de mayor impacto en la opinión pública como el mal llamado metrobús, los espectáculos callejeros al estilo del más reciente de automovilismo y otras acciones recomendadas por sus estrategas de comunicación.

Así y todo, para el metrobús la ciudad se endeudó en más de 100 millones de dólares y para la realización de estas obras de red pluvial Macri insiste en un nuevo endeudamiento y argumenta que todavía no lo hizo por culpa del gobierno nacional.

Lo que no dice el ingeniero es que adhirió al Fondo Federal Solidario que distribuye las retenciones percibidas en concepto de derechos de exportación de soja, para obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial en ámbitos urbanos o rurales, con expresa prohibición de utilizar las sumas que lo compongan para el financiamiento de gastos corrientes.

Y aunque no plantamos ni un poroto de soja, la ciudad recibió desde el año 2009 unos $ 595 millones por este concepto, y para el año 2013 se espera recibir otros $ 240 millones ¿Dónde están invertidos estos fondos? ¿Hace falta generar más endeudamiento?

Estos números más los $ 358 millones que se ahorró por subejecución suman más de $ 1190 millones. Y no nos olvidemos que desde que Macri asumió, la Ciudad se endeudó en más 950 millones de dólares, y el peso de la deuda creció el 60%, sin contar la refinanciación de la deuda anterior. ¿Alguien se puso a pensar la ciudad y las deudas que nos van a dejar a todos los porteños?

* Todos los números fueron extraídos de los Presupuestos Oficiales de la Ciudad de Buenos Aires.

(*) Eduardo Epszteyn es miembro del Colegio de auditores de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA)