Un chico de 13 años es víctima de bullying por ser vegetariano

12 de abril de 2013

La familia del joven demandó al colegio, al agresor y a sus padres, quienes responden "por los daños que causó su hijo, que era menor de edad", argumentó el abogado en Radio 10.

Un colegio de San Luis fue denunciado por los padres de un chico de 13 años, víctima de bullying por ser vegetariano. "El chico va a necesitar por lo menos siete años de terapia", advirtió el abogado de la familia del menor.

"A mi hijo le hicieron bullying y ni las autoridades, ni los padres del acosador hicieron nada", sostuvo la madre del chico maltratado. Luego de publicar una carta y contar su historia en las redes sociales, la historia del chico puntano se transformó en una demanda formal contra el presunto agresor, sus tutores, y el colegio de Villa Merlo al que asistía el joven.

El abogado de la familia del chico, Juan Calabria, detalló que la demanda será por un monto superior a los 400 mil pesos porque se van a necesitar "por lo menos" más de siete años de terapia.

En diálogo con Radio 10, Calabria explicó: "Lograron su bloqueo social, desde la primaria hasta cuando debió dejar al establecimiento educativo ante la inacción de las autoridades del colegio".

"Los padres responden por los daños que causó su hijo, que era menor de edad", explicó en referencia al agresor del niño.

Asimismo, informó que  "A nivel nacional hoy en día está frenado el proyecto de una ley contra el bullying", y opinó que actualmente el bullying no se reduce a las horas en la escuela: "El acoso se extiende a los distintos ámbitos. Siempre existió pero ahora se mete en el celular del menor, en Facebook, páginas de Internet".

Los padres de la víctima de bullying relataron que en una charla su hijo les contó que quería cambiarse de colegio porque un compañero de su curso lo molesta y se burlaba de él por ser vegetariano. También detallaron que el acoso era diario, en horas de clase y en los recreos. Le ponía apodos e incitaba al resto de los compañeros.

"Esto existió toda la vida. Abusan de quienes son estudiosos, tienen anteojos, sobrepeso o cualquier otra condición. "Lo peor de todo es que estas crisis que sufren las víctimas terminan en suicidios o los bloquean socialmente hasta el punto de convertirlos en asesinos", advirtió el abogado Calabria.

Temas