-

-

Henrique Capriles se defiende de las acusaciones

16 de abril de 2013

El derrotado candidato presidencial venezolano habla en conferencia de prensa luego de los cacerolazos en los que murieron al menos siete personas.

El líder opositor y derrotado candidato presidencial venezolano, Henrique Capriles, encabezó una conferencia de prensa tras los cacerolazos en los que murieron al menos siete personas, y se defendió de las acusaciones del presidente Nicolás Maduro y reiteró su "enérgico reclamo de que se cuente voto a voto".

"Hay una crisis, Venezuela quiere salir de esa crisis política y también de la económica", sostuvo Capriles, quien acusó al gobierno venezolano de "querer la violencia".

No obstante, el líder de la oposición venezolana pidió a sus seguidores no movilizarse este miércoles asegurando que su lucha "es pacífica" y para que "se sepa la verdad", pero llamó a hacer un nuevo cacerolazo "todos los días y cuando se juramente el presiente electo", el próximo viernes.

"He tomado la decisión: mañana no vamos a movilizarnos y le pido a todos mis seguidores recogerse. El que salga está en el lado de la violencia está haciéndole el juego al gobierno", indicó Capriles en una conferencia de prensa

"Acá hay personas que están deseosas de que esto pase a un escenario de violencia. Todas las veces que le hablamos desde acá al país, siempre fue pidiendo paz y tranquilidad. No se equivoquen en qué consiste nuestra lucha. Todo lo construido fue a base de propuestas", manifestó el dirigente, quien reiteró que no acepta el resultado electoral que consagró a Maduro como mandatario.

En tal sentido, subrayó: "Yo pido que se cuente voto a voto, que exista una auditoría del proceso electoral. Pido que contemos los votos, veamos los cuadernos de votación y adicionalmente veamos las actas".

"Le quiero pedir al señor Maduro que se calme un poquito, está desvariando", sostuvo, además se autodefinió como "un pacifista", y señaló:  "La democracia no se trata de imponer una forma de pensar".



Temas