Renunció el director del Zoo por recortes presupuestarios

21 de abril de 2013

El museólogo y conservacionista, Claudio Bertonatti, explicó que dejó su cargo porque con el nuevo presupuesto no se va a poder transformar al viejo zoológico de Buenos Aires.

El director del Zoo porteño, el museólogo y conservacionista Claudio Bertonatti, renunció a su cargo en medio de diferencias con la actual concesión y denuncias de un recorte del presupuesto

En octubre, el Gobierno porteño subastó al mejor postor la siempre polémica concesión del Zoo por cinco años. Ganó Jardín Zoológico de Buenos Aires S.A., la misma gerenciadora que lo venía explotando. Ofertó un canon mensual de $ 1.010.000. Antes, había presentado un plan de manejo con el lema "Un zoo sin rejas, para educar con los animales y conservar con las personas". Bertonatti, que había asumido el 16 de enero de 2012, fue el autor de ese plan. Pero el 3 de abril dio un paso al costado.

En una carta a la Directora General de Concesiones porteña Silvia Imas, que dio a conocer diario Clarín, Bertonatti dio las razones de su renuncia: "Se desencadenó cuando miembros del directorio de la concesionaria me comunicaron que la situación económica no les permite desarrollar el 'Plan para renovar la visión, misión, compromisos y objetivos del Zoológico de Buenos Aires en el período 2012-2017'. Simultáneamente, me manifestaron la necesidad de que uno de los socios de la empresa tome el liderazgo de la institución para que yo pudiera abocarme sólo a los aspectos de conservación, bienestar animal y educación, aunque dentro del contexto anunciado. Este, claramente, no fue el plan para el que fui convocado".

El nuevo director es el abogado Juan Pablo Guaita, que negó que vayan a abandonar el plan de Bertonatti. "Se fue una persona, no una política –dijo–. Él estaba a cargo de un plan que está escrito y que fue ofrecido a la Municipalidad (sic) junto a nuestra oferta en la subasta. Cumplirlo es nuestra obligación y el equipo de Bertonatti sigue trabajando". Y relativizó: "No hay un recorte de presupuesto. Sí hay es una realidad económica distinta. Armamos un proyecto basados en un flujo de público constante, pero este año hay un 25% menos de visitantes. Estamos asegurando el bienestar de los animales y no se van a restringir un montón de proyectos extras de conservación. Lo que pasa es que la idea era aumentarlos, y eso no se va a poder".

"El recorte es el gran motivo de mi renuncia –insistió ayer Bertonatti–. Me convocaron para diseñar un plan de transformación del zoológico. Ponerlo en práctica requiere una inversión, pero me dijeron que no tenían recursos. Yo les respondí que entonces no tenía sentido que me quede".

Bertonatti propuso transformar al Zoo en un centro de educación ambiental y de conservación de la fauna, con programas para la reproducción y reintroducción en su hábitat de especies autóctonas, como el yaguareté. "El zoológico no puede ser más sólo un paseo donde se exhiben animales con fin comercial –sostuvo–. Su finalidad debe ser contribuir a conservar la naturaleza con acento en la fauna local. Tenés que tener un puñado de especies carismáticas, como jirafas o leones, que tienen poder convocatoria. Pero el desafío es derivar la atención a la fauna argentina, que está en situación crítica. Y que la gente se lleve un mensaje que lo empuje a mejorar su relación con el medio ambiente".

Temas