La oposición venezolana amenazó con boicotear el recuento

23 de abril de 2013

El líder de la oposición Henrique Capriles Radonski lanzó esa advertencia en el caso que el Consejo Nacional Electoral de ese país se niegue a aprobar las condiciones para la revisión del resultado de las elecciones presidenciales.

La oposición venezolana amenazó este lunes con boicotear la auditoría de las elecciones del 14 de abril si el Consejo Nacional Electoral (CNE) se niega a aprobar condiciones para la revisión del resultado que dio ganador al presidente Nicolás Maduro.

El candidato opositor Henrique Capriles Radonski advirtió que el CNE aceptó hacer la auditoría de los votos que no se revisaron al terminar la elección y ahora debe cumplir.

"El pueblo venezolano no va a aceptar una farsa. Se acordó una auditoría y se le informó al país y al mundo, CNE cumpla", escribió en su cuenta de Twitter. "Auditoría es auditoría. El pueblo venezolano y el mundo están de acuerdo con ella. Vamos a ver los cuadernos de votación", agregó.

El comando de Capriles advirtió que no aceptará que la verificación sea limitada, pues el CNE sugirió que no se abrirán las cajas con los votos depositados por los electores, alegando que la ley establece que el voto en Venezuela es electrónico.

Capriles aceptó que se haga la auditoría para el 46 por ciento de los votos que no formó parte del 54 por ciento que se revisó la noche del 14 de abril, cuando se anunció como ganador a Maduro por menos de dos puntos porcentuales. Sin embargo, recalcó que para que la auditoría sea completa deben  contarse los votos emitidos por las máquinas y compararse con los cuadernos donde los votantes firman y ponen sus huellas y con las actas de totalización emitidas por las máquinas.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, sugirió que los votos no pueden ser contados y llamó a los venezolanos a no hacerse "expectativas" sobre un eventual cambio de los resultados, que calificó de "irreversibles".

Los ex diputados Ramón José Medina y Liliana Hernández, que integran el equipo del comando opositor para la auditoría, exhortaron al CNE a responder comunicaciones enviadas en las que se exigen las condiciones de la auditoría.

Medina dijo que el comando está adelantando su exigencia y preparando una eventual impugnación de las elecciones dentro de los plazos fijados por las leyes.

"Nosotros aceptamos ir a la auditoría para buscar la verdad, no queremos entrar en diatribas públicas con el CNE. Las rectoras son las más interesadas que haya una validación y que el sufragio quede protegido ante la opinión pública", recalcó.

Medina advirtió que el comando no participará en una auditoría limitada e incompleta, pues desde el comienzo establecieron sus exigencias. Asimismo, cuestionó la posición de Lucena y otras rectoras del CNE que insisten en señalar que los resultados son "irreversibles" o que no está previsto revisar los cuadernos electorales.

"La auditoría está para determinar si son irreversibles o no los datos entregados el 14 de abril", respondió.

A la vez, Hernández dijo que Capriles fue claro al señalar que la auditoría debe comprender los votos, los cuadernos y las actas de totalización y recordó que organismos internacionales como la Unasur apoyaron la auditoría para aclarar lo que pasó en los comicios.

"Quieren cambiar el discurso después que Maduro se juramentó frente a varios presidentes. Este es un proceso serio, está de por medio la voluntad de los electores que votaron el 14 de abril. Les digo a las rectoras que no contaminen este proceso que llevó al país a una crisis que no se ha solucionado", aseveró.

El CNE dio ganador a Maduro con el 50,78 por ciento de los votos (7.575.704 votos) contra 48,95 por ciento del candidato opositor Capriles (7.302.648).

Ante la presión opositora, que incluyó protestas de calle, el ente electoral aceptó realizar una audioría del 46 por ciento de los votos que no fueron revisados tras las votaciones.

Temas