Máxima es la más popular y querida de la Familia Real

23 de abril de 2013

Los holandeses, en el 2002, miraban de manera escéptica a la princesa, pero ahora logró revertir a su favor esa tendencia.

La princesa argentina Máxima Zorreguieta, próximamente reina de Holanda, quien al casarse en el 2002 lo hizo bajo la mirada escéptica de los holandeses, logró revertir a su favor esa tendencia y se transformó, paso a paso, en la persona más popular y querida de la Familia Real.

Dos años atrás, el Palacio HetLoo -en la ciudad de Apeldoorn, situada en la provincia de Güeldres, a unos 100km al sureste de Amsterdam-, organizó una exposición denominada "Máxima, 10 años en Holanda" que graficaba la notable evolución del sentimiento popular hacia la argentina.

Una década después de la polémica que rodeó la boda real –por ser hija de Jorge Zorreguieta, ministro de Agricultura durante la dictadura de Jorge Rafael Videla- tanto Máxima como el futuro rey Guillermo Alejandro disfrutan de niveles de popularidad muy por encima de la media que registró la realeza.

Las dificultades de Guillermo y Máxima son similares a las vividas hace medio siglo por la entonces princesa Beatriz, cuyo matrimonio con el diplomático alemán Claus Von Amsberg no fue bien visto ni política ni socialmente.

Si bien en la época de la boda de Beatriz y Claus aún persistía entre los holandeses un sentimiento antigermánico por la ocupación durante la II Guerra Mundial, con el tiempo el príncipe (fallecido en 2002) conquistó un sólido cariño y respaldo del pueblo holandés, tal como como ahora hizo Máxima. Si bien previo a la boda, Máxima realizó declaraciones críticas en relación al período 1976-1983, 15 diputados -de un total de 225- no dieron su consentimiento al enlace matrimonial.

La Constitución holandesa obliga al príncipe heredero a obtener el consentimiento de los representantes del pueblo en la elección de su futura esposa, autorización que finalmente fue otorgada por el Parlamento el 4 de julio de 2001.

Máxima para consolidar su integración a la sociedad holandesa -proceso que incluyó varias giras por el país, el estudio de la lengua, la historia y las leyes de los Países Bajos- cerró la brecha entre ella y los holandeses y sentó las bases de una estrecha relación.

Hoy, poco antes de convertirse en reina, Máxima es con comodidad el miembro más querido de la Casa Real, según una encuesta efectuada por el programa de television "EenVandaag", que consultó a 29.000 personas, según informa Radio Netherland. De acuerdo al sondeo, el 26% de los consultados opinó que la argentina es la más querida de los Orange, seguida por la saliente reina Beatriz con un 22%.

En cuanto a la confianza en la reina, un 73% dice tener "mucha confianza" en el próximo desempeño de la monarca, mientras un 62% opina que Maxima y Guillermo "están listos para asumir el poder".

Por otra parte, según la encuesta que se realiza todos los años con motivo del "Día de la Reina", el 81% se considera "satisfecho" o "muy satisfecho" con la reina, comparado con el 77% del año 2011.

Los niveles de aprobación de Máxima son sensiblemente diferentes a los registrados en otras monarquías europeas, como en Reino Unido donde Catalina de Cambridge -que tiene excelente imagen- no logra superar a su esposo Guillermo, favorito de los británicos, o la española, donde sólo el 50% de valora positivamente al rey Juan Carlos de Borbón.

Temas